Quantcast

Ellos siguen cumpliendo sus sueños… ¡a los 90 y pico!


Bruce Horovitz | Kaiser Health News | 6/6/2017, 7:54 p.m.
Ellos siguen cumpliendo sus sueños… ¡a los 90 y pico!
Mildred "Milly" Reeves, a la derecha, vuela un Cessna Modelo 172 con la ayuda del piloto Pete Lockner, a la izquierda. | Screengrab de video de la familia/YouTube

Una cosa es tener una lista de metas por cumplir a cualquier edad. Otra completamente distinta es alcanzar el objetivo de ir a la universidad por primera vez en la vida a los 92, o pilotear una avioneta a los 97.

Estos son los logros de Cecile Tegler, de 92 años, y Mildred “Milly” Reeves, de 97. Y no son los últimos.

“Nunca pensé en tener una lista de sueños por cumplir”, dijo Reeves, quien vive en Mount View Assisted Living, en Lockport, New York. Reeves se familiarizó con la ingeniería de aeroplanos en sus años 20, cuando era inspectora de pequeñas piezas para Bell Aircraft, durante la Segunda Guerra Mundial. Cuando la guerra terminó, la mujer se casó y tuvo siete hijas, por lo que la idea de pilotear un avión se convirtió en algo cada vez más lejano.

Cecile Tegler, a la derecha, se encuentra en el vestíbulo del Niagara County Community College con los residentes de Mount View Assisted Living Sandra Leaming, a la izquierda, y Marge Reinard, centro, antes de dirigirse a una clase en aplicaciones informáticas.

Cortesía de Mount View Assisted Living

Cecile Tegler, a la derecha, se encuentra en el vestíbulo del Niagara County Community College con los residentes de Mount View Assisted Living Sandra Leaming, a la izquierda, y Marge Reinard, centro, antes de dirigirse a una clase en aplicaciones informáticas.

Tegler, su amiga y compañera residente en Mount View, tampoco había creado una verdadera lista de metas pendientes. Sin embargo, sí tuvo el impulso de ir a la universidad, ya que sus padres -que tenían que apoyar a sus propios padres- no tuvieron dinero para pagarle los estudios universitarios. Las dos hijas de Tegler se graduaron de la universidad, pero ella nunca imaginó que también podría estudiar.

El año pasado, debido a los inusuales esfuerzos del personal de la comunidad de vida asistida en donde viven, Tegler asistió a un colegio comunitario, donde finalmente aprendió a usar una computadora. Por su parte Reeves tomó el control de una avioneta, y la manejó sola durante unos 15 minutos. Estuvieran o no en una lista de metas a cumplir, esos logros impulsaron a estas dos mujeres a proponerse nuevos objetivos de vida.

De hecho, tiene lógica que estas listas -metas de vida específicas que las personas se proponen alcanzar antes de morir- sean más populares a medida que los estadounidenses viven más tiempo, con más tiempo libre en sus manos.

Tales metas no tienen que ser acerca de pilotear avionetas o anotarse en la universidad a los 90. A veces, las listas que se centran en ayudar a otros pueden ser las más eficaces. Esa fue la trama de la película de 2007 "The Bucket List", protagonizada por Jack Nicholson, quien personificó a un multimillonario excéntrico que termina compartiendo una habitación de hospital con un mecánico interpretado por Morgan Freeman. Ambos hombres sufren enfermedades terminales, pero optan por completar sus metas de vida juntos, sólo para descubrir que su nueva amistad encabeza la lista.

"Las mejores listas de metas no suelen ser sobre paracaidismo o escalar la Gran Muralla de China", explicó Marc Agronin, psiquiatra experto en geriatría quien es vicepresidente de salud mental e investigación clínica en el Miami Jewish Health Systems. "Nuestras listas de objetivos deben estar alineadas con nuestros valores fundamentales". Agronin sugiere que la gente simplemente mire a su alrededor y vea las riquezas que tienen y el potencial de aventura en sus propias comunidades.

Reeves, cuyo nieto la acompañó entusiasmado en su vuelo inaugural para capturar el momento en video, obtuvo algo de eso. La mujer dijo que para ella fue tan placentero que su nieto la acompañara en el vuelo como el momento en el que tomó los controles del aeroplano. Reeves se enorgullece de sus siete hijas, 12 nietos y 14 bisnietos.

Also of interest