Quantcast
0

Análisis: Los estadounidenses han empezado a desaprobar a Trump en el tema económico

El presidente Donald Trump sostiene una proclamación de el Día de Hecho en los Estados Unidos y la Semana de Hecho en Estados Unidos en la Sala Este de la Casa Blanca en Washington el 17 de julio de 2017

El presidente Donald Trump sostiene una proclamación de el Día de Hecho en los Estados Unidos y la Semana de Hecho en Estados Unidos en la Sala Este de la Casa Blanca en Washington el 17 de julio de 2017

El Presidente Donald Trump disfruta recordándole a las personas que triunfó en las elecciones, a pesar de las dudas existentes por parte de las encuestadoras y la prensa. Lo hizo otra vez esta semana frente al público de Niños Exploradores (Boy Scouts) en el Este de Virginia.

A Trump le gusta desestimar las encuestas, pero hay un número que siempre ha estado bastante acertado acerca de Trump: si los votantes confían o no en él para mejorar la economía.

A lo largo de la campaña de 2016, no importaba que tan bajo estaban sus números en las encuestas, los votantes igual le daban alta puntuación en el tema económicp. Normalmente llegaba a 50 por ciento en las encuestas - o mejor - cuando se le preguntaba a los votantes si “confiaban” que Trump podía “hacer un mejor trabajo” con la economía, en encuestas de Fox News y CNN.

En contraste, Hillary Clinton se esforzaba para poder pasar del 45 en este importante tema.

El 7 de octubre, The Washington Post publicó la noticia “bomba” de la grabación de "Access Hollywood”, en la que Trump hizo comentarios obscenos y sexualmente agresivos acerca de las mujeres. Clinton subió entre seis y siete puntos en la mayoría de las encuestas.

Pero aún así, los números de Trump en el tema económico apenas bajaron. Tenía una ventaja sobre Clinton en cuanto al tema económico para el momento en que Fox News realizó su encuesta entre los días 15 y 17 de octubre.

Después de las elecciones, el “el sacudón de Trump” en la economía continuaba. El mercado de valores subió y la confianza empresarial dio un salto, de acuerdo a numerosas métricas, como el Índice de Sentimiento del Consumidor de la Universidad de Michigan, el Consejo de la Conferencia de Índice de Confianza del Consumidor y al Índice de Optimismo de Pequeños Negocios de NFIB.

“Las personas pasaron de ser pesimistas a estar confiados y eufóricos”, dice Peter Atwater, quien estudia la data de sentimientos como presidente de Financial Insyghts.

Desde que Trump tomó posesión, Fox News ha estado consultando a los estadounidenses si “aprueban” o “desaprueban” el manejo de la economía por parte de Trump. Trump recibió cerca del 50 por ciento de aprobación durante la primavera, aún cuando su nivel de aprobación general como presidente disminuyó a un 40 por ciento (o menos), capturando bastante atención de los medios. De hecho, los niveles de aprobación de Trump eran positivos hasta el mes de julio.

La última encuesta de Fox, publicada la semana pasada, bajó a 45 por ciento de aprobación en cuanto a la economía. Por primera vez en su presidencia, la mayoría de estadounidenses no aprueban la manera en la que ha manejado la economía.

Atwater culpa al fracaso del sistema de cuidado de salud. Es un tema presupuestario para muchos estadounidenses. Trump no ha sido capaz de lograr una victoria para rechazar y reemplazar la Ley de Cuidado de Salud Asequible, conocida como Obamacare. Es una promesa tangible para los votantes que no está siendo cumplida - y que está generando serias dudas acerca de si Trump puede lograr que se cumplan las demás cosas de su agenda en el Congreso. “El peligro de esta administración es que todavía no ha logrado una victoria para su base de apoyo”, dice Atware.

Si fuera solo la encuesta de Fox News lo único alarmante, la administración de Trump podría descartarla como algo atípico. Pero esa no es la única señal de problemas.

La última encuesta hecha por The Washington Post y ABC arrojó solo un 43 por ciento de aprobación de Trump en la manera en la que ha manejado la economía (45 entre votantes registrados). Una encuesta de Bloomberg de la semana pasada no fue mucho mas positiva: solo el 46 por ciento de las personas aprueban el liderazgo de Trump en el tema económico. El titular de la encuesta de Bloomberg decía: “Los estadounidenses se sienten bien acerca de la economía, no tan bien acerca de Trump”.

Los distintos índices de confianza de consumidores y negocios están todavía más altos de lo que se encontraban hace un año, pero están empezando a caer. La mayor muestra es la encuesta mensual de consumidores que realiza la Universidad de Michigan. Los distintos índices de confianza empresarial y de consumidores están todavía por encima de lo que estaban hace un año, pero también están empezando a decaer. El mas revelador es la encuesta mensual de consumidores de la Universidad de Michigan. “Cuando se les preguntó directamente a las personas que evaluaran las políticas económicas del a administración de Trump, solo el 17 por ciento de todos los consumidores lo calificó favorable”, escribió en su reporte de junio, Richard Curtin, director de la encuesta de la Universidad de Michigan. Incluso entre Republicanos, “la calificación favorable de las políticas cayó 37 por ciento desde un 51 por ciento hace tres meses”.

En general, los consumidores están bastante contentos con el estado de la economía de los Estados Unidos, pero cuando la Universidad de Michigan les preguntó acerca de sus futuras expectativas, sus puntos de vista se están volviendo negativos.

Las expectativas del futuro cayeron otra vez en julio, especialmente entre independientes e incluso entre algunos Republicanos. En febrero, solo el 37 por ciento de independientes anticipaban una recesión en los próximos cinco años. Ahora esa cifra está por encima de la mitad. Entre los Republicanos, ha saltado de 14 por ciento en febrero a 22 por ciento en julio.

La encuesta de la Universidad de Michigan es diferente a las encuestas políticas. Le pregunta a las personas su sentimiento acerca de una mejora económica, no acerca de Trump. Pero es destacable que las expectativas para la economía en los años venideros - básicamente para el mandato de Trump - han decaído.

David Kotok, jefe de inversion de Asesores Cumberland, dice que “el caos de Washington” está causando el cambio en los sentimientos. El mercado de valores está todavía en una alza histórica, pero pero la charla entre inversionistas y directores ejecutivos acerca de la administración de Trump ya no es eufórica.

“No hay duda de que los tuits de la administración, las discusiones y la política de ‘noticia verdadera versus noticia falsa’ están creando una visión caótica entre los observadores”, dijo Kotok. Incluso el director ejecutivo de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, criticó a Trump - y al Congreso - por defraudar a los Estados Unidos. Dimon, quien es miembro del grupo de asesores ejecutivos de Trump, llegó a decir que es “casi vergonzoso ser un ciudadano estadounidense” en estos momentos.

Es un momento crítico para la administración de Trump. El Presidente se ha quedado solo otra vez respecto al sistema de cuidado de salud mientras los Senadores de su propio partido no creen que hay un plan suficientemente bueno como para reemplazar la Ley de Cuidado de Salud Asequible. Las reformas de impuestos y los gastos de infraestructura deben todavía mutar a algo mas que puntos de discusión.

“Muchos de mis clientes están aplazando decisiones de negocio por que no tienen idea cuales van a ser los impuestos, las regulaciones y las políticas”, dice Kotok. “Así es como logras crecer de 1.5 por ciento a 2 por ciento”.

Trump ha prometido un crecimiento del 3 por ciento. Para obtener eso, necesita que las familias y negocios estadounidenses gasten e inviertan un monto substancialmente mayor. No van a gastar si no se sienten seguros acerca del futuro. Si las compañías no empiezan a invertir mas en nuevas plantas, equipos y mas investigación, es poco probable que logre el 2 por ciento de crecimiento económico que criticaba cuando Barack Obama era presidente.

Trump ha esperado ser un salvador de la economía para muchos. La fe en que su habilidad para lograrlo se está escapando.