Quantcast

Latinos quedan fuera de estudios médicos… y posibles curas


"Menos del 8% de los pacientes que están participando ahora de estudios médicos son latinos, aunque los hispanos representan al 17% de la población del país."

Paula Andalo | Kaiser Health News | 7/19/2017, 1:28 p.m.
Latinos quedan fuera de estudios médicos… y posibles curas

Luis Antonio Cabrera, de 70 años, durante una cita en el Clinical Center de los NIH, en Bethesda, Maryland, en junio.  Dos décadas atrás, le dijeron que le quedaban tres meses de vida por un cáncer de riñón. Lo inscribieron en un estudio médico que le salvó la vida.

Paula Andalo/KHN

Luis Antonio Cabrera, de 70 años, durante una cita en el Clinical Center de los NIH, en Bethesda, Maryland, en junio. Dos décadas atrás, le dijeron que le quedaban tres meses de vida por un cáncer de riñón. Lo inscribieron en un estudio médico que le salvó la vida.

Hace dos décadas, Luis Antonio Cabrera recibió una noticia devastadora: le dijeron que le quedaban tres meses de vida.

El puertorriqueño conductor de camiones, que entonces tenía 50 años, había atribuido su creciente dolor en la pierna al hecho de pasar tantas horas en la ruta. Pero el diagnóstico fue más grave que una simple tensión muscular: tenía cáncer en el riñón izquierdo, y tuvieron que extirparle el órgano, una compleja cirugía que, encima, no fue suficiente, ya que las células malas se habían diseminado en el pulmón.

Su doctor en Puerto Rico lo contactó con médicos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), el organismo federal con sede en Bethesda, Maryland, en donde se investigan nuevas drogas y tratamientos, quienes dijeron que podían incluir a Cabrera en un estudio médico. Era para probar una terapia innovadora, un trasplante de células madre sanguíneas para destruir las células cancerígenas.

El trasplante funcionó, y el cáncer no volvió a aparecer. Hoy, a sus 70, Cabrera, quien tiene cinco nietos y se mudó a West Virginia con su esposa para estar más cerca de los NIH, se siente fuerte y sano. “Vengo a hacerme pruebas cada seis meses, soy como un paciente vitalicio”, contó sonriendo.

Dr. Eliseo Perez-Stable

Paula Andalo/KHN

Dr. Eliseo Perez-Stable

Cabrera es uno de los pocos hispanos que participan de estas pruebas clínicas. “Menos del 8% de los pacientes que están participando ahora de estudios médicos son latinos, aunque los hispanos representan al 17% de la población del país [56.6 millones de personas]”, dijo el doctor Eliseo Pérez-Stable, director del Instituto Nacional de Salud de Minorías y Disparidades de Salud de los NIH.

Esto significa que los latinos no sólo tienen menos acceso a tratamientos de avanzada sino también que los investigadores tienen menos información sobre el funcionamiento de las drogas y terapias en esta población. Estudios han mostrado que diferentes grupos étnicos pueden responder de manera distinta a los tratamientos. La falta de pacientes de minorías es un problema endémico en los ensayos clínicos; generalmente están representadas en una tasa mucho más baja.

Dos iniciativas pioneras

Hasta hoy, uno de los pocos estudios masivos enfocados en la comunidad hispana ha sido The Hispanic Community Health Study of Latinos, conocido también como Estudio SOL, liderado por el Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre. Este estudio ha estado analizando a un grupo de más de 16,000 hispanos de distintos orígenes, en cinco ciudades, desde 2006, ayudando a los investigadores a conocer más sobre la incidencia de condiciones como diabetes, colesterol, tabaquismo y depresión en la comunidad.

Además, una iniciativa del 21st Century Cures Act (el Acta de las Curas), una ley vigente desde diciembre del año pasado, liderada por los NIH, está compilando una base de datos de cerca de un millón de personas, potencialmente voluntarios para estudios médicos, con la meta de incluir a miles de hispanos.

“Los estudios deberían representar la demografía del país”, expresó la doctora Jonca Bull, comisionada asistente para la salud de minorías en la Administración de Drogas y Medicamentos (FDA). “Debemos zanjar esa brecha para poder comprender mejor como una droga o terapia en particular funciona en diferentes comunidades”.

Also of interest