Quantcast

Alcaldes de Boston, Chelsea y Somerville aseguran que protegerán a los indocumentados


1/25/2017, 7:18 p.m.
Alcaldes de Boston, Chelsea y Somerville aseguran que protegerán a los indocumentados

Este miércoles, el presidente Donald Trump aseguró que va a tomar medidas agresivas para expulsar a inmigrantes indocumentados. Prometió que expandiría las cárceles de inmigración, sancionaría a las naciones que se niegan a aceptar de vuelta a sus ciudadanos y recortaría fondos federales de ciudades santuario como Boston y Somerville, que se niegan a deportar a inmigrantes basándose únicamente en su estatus migratorio.

En nuestro estado, ciudades como Somerville, Chelsea y Boston podrían perder millones de dólares en ayuda federal. Pero funcionarios de esas ciudades han dicho que no cambiarán de rumbo ante la amenaza.

El alcalde de Boston, Martin Walsh, dijo en una declaración por escrito que se siente "profundamente perturbado por las noticias". También dijo que no sacrificará "nuestros valores que nos hacen lo que somos como ciudad, y que "vamos a luchar por nuestros residentes, inmigrantes o no, y proporcionar la mejor calidad de vida para todos los bostonianos. Usaré todo mi poder dentro de los medios legales para proteger a todos los residentes de Boston - incluso si eso significa usar el City Hall como un último recurso". Boston, donde el Ayuntamiento aprobó el Trust Act en 2014, recibe alrededor de $250 millones anuales en fondos federales.

El alcalde Joseph A. Curtatone, de Somerville, reconoció que la ciudad corre el riesgo de perder 6 millones de dólares en fondos federales, pero que las autoridades de su ciudad han prometido dar la bienvenida a todos los inmigrantes, independientemente de su estatus migratorio. "Somerville va a apoyar a sus residentes sin importar su raza, credo, color, género, nacionalidad, estatus migratorio, religión, habilidades y orientación sexual. Y Somerville seguirá siendo una ciudad santuario. No daremos la espalda a nuestros vecinos. Nuestra diversidad es nuestra fuerza".

Por su parte, el City Manager de Chelsea, Tom Ambrosino, asegura que "la decisión del Presidente no tendrá impacto en la política hacia los inmigrantes en Chelsea, documentados o indocumentados. Todos seguirán siendo tratados con dignidad y respeto. Si bien estamos decepcionados con las acciones del Presidente, especialmente si nos cuestan la pérdida de fondos federales, nuestros valores fundamentales no están a la venta. No cambiaremos nuestras políticas. Trabajando en estrecha colaboración con el City Hall, encontraremos una forma de compensar cualquier pérdida de dinero federal".

Walsh también firmó una orden ejecutiva para autorizar la construcción del muro fronterizo con México, una de sus principales y más polémicas promesas de campaña.

Also of interest