Quantcast

¿Qué pueden esperar los inmigrantes latinos tras la investidura de Trump?


Si bien nadie puede predecir las medidas que serán implementadas, algunos elementos pueden darnos pistas sobre cómo prepararnos

Julio Henríquez | 1/20/2017, 1:31 p.m.
¿Qué pueden esperar los inmigrantes latinos tras la investidura de Trump?
INMIGRANTES. El tema migratorio une y divide a los precandidatos presidenciales demócratas y republicanos. | Alfredo Duarte Pereira para ETL

Tras la toma de posesión de un nuevo presidente en Estados Unidos, el año 2017 presenta múltiples interrogantes para los inmigrantes en este país. Si bien nadie puede predecir las medidas que serán implementadas, algunos elementos pueden darnos pistas sobre cómo prepararnos. Por ejemplo, sabemos que es mucho más sencillo cambiar políticas migratorias que fueron creadas por decretos presidenciales (como DACA, dirigido a los dreamers, o la política de “pies secos, pies mojados”, que beneficiaba a cubanos), que cambiar leyes creadas por el Congreso (como la amplísima Ley de Inmigración y Nacionalidad o las leyes de protección para víctimas de tráfico). También tenemos algunas pistas basadas en posturas y comentarios a la prensa del presidente electo y su potencial gabinete. El impacto a distintos grupos de América Latina puede variar en magnitud.

Cubanos y pies secos, pies mojados

Podemos empezar con lo que ya ha cambiado. El Presidente Obama decidió cancelar la política conocida como “pies secos, pies mojados”, implantada en 1995 por el Presidente Bill Clinton. Como parte de los profundos cambios diplomáticos que Obama protagonizó en relación a Cuba, esta nueva medida haría mucho más complejo para que los cubanos sean admitidos en los Estados Unidos, pues ahora serán tratados de la misma forma que los migrantes de cualquier nacionalidad. Se estima que en los últimos 3 años más de 45 mil cubanos se beneficiaron de esta política y que muchos otros se quedaron en distintos países de Latinoamérica, tras iniciar un viaje que ahora se hace mucho más difícil culminar en este país. Sigue vigente la Ley de Ajuste Cubano (que permite a los cubanos que fueron admitidos o “paroled” en Estados Unidos obtener una residencia tras un año y un día), pero es posible que el Congreso la revoque en el corto o mediano plazo.

Dreamers y DACA

Un grupo vulnerable está compuesto por los casi un millón de personas con DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Niñez), pues las posturas declaradas de la nueva administración indican que van a eliminar esta acción ejecutiva aprobada por el Presidente Obama en 2012. Los conocidos como dreamers (por las iniciales en inglés de un proyecto de ley que ha sido intorducido múltiples veces en el Congreso desde 2001 y nunca ha sido aprobado) están conformados mayormente por latinoamericanos. Entre las principales 18 naciones de origen, 12 son de América Latina: México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Colombia, Perú, Ecuador, Brasil, República Dominicana, Venezuela, Uruguay y Bolivia (cabe destacar que los mexicanos son más que todos los demás combinados). El próximo presidente puede cancelar DACA de un plumazo, pero en el Congreso una coalición bipartidista ya introdujo un proyecto de ley (BRIDGE) diseñado para proteger a esta población de forma temporal. Se recomienda a quienes tengan DACA que, aún con un permiso de viaje (advance parole), no realicen ningún viaje fuera de los Estados Unidos por ahora.

El Triángulo Norte de Centro América

En los últimos tres años también hemos presenciado un aumento significativo en el número de familias y menores no acompañados que vienen del triángulo norte de Centro América (Guatemala, Honduras y El Salvador). La mayoría huyen de la violencia que ocurre en estos países, cuyos índices de homicidios per cápita está entre los más altos del planeta. La administración de Obama ha diseñado varias políticas relacionadas con esta crisis humanitaria como campañas publicitarias en Centro América para disuadir a los potenciales migrantes, prácticas de detención a los migrantes que rayan en violaciones a derechos humanos, designar la deportación de muchos de estos migrantes como “prioritaria” y acelerar los procesos en cortes y entes administrativos. También desarrollaron políticas de protección a refugiados en Centro América, como el Programa de Refugiados para Niños Menores en Centro América y un acuerdo de transferencia de refugiados de Centro América con el gobierno de Costa Rica y agencias de la ONU. La nueva administración no ha dado pistas sobre cómo actuará con relación a la crisis humanitaria en Centro América, pero sí ha hecho múltiples comentarios alarmantes en relación a refugiados, en particular en referencia a los provenientes de países de mayoría islámica. Se prevé que se reduzcan de forma substancial los fondos para proteger y trasladar refugiados, lo cual pudiera repercutir con los programas diseñados por la administración de Obama, aunque los mismos tienen un impacto modesto: se calculan 10 mil aplicaciones bajo el Programa de Refugiados para Niños Menores en Centro América y el acuerdo de transferencia de refugiados con Costa Rica y agencias de la ONU es muy reciente para tener datos completos.

Also of interest