0

Trump fue informado que Rusia alegaba tener información comprometedora sobre él

A Rex Tillerson le tocará responder este miércoles por Trump e incluso por el president ruso, Vladimir Putin. Aquí, Tillerson, ex presidente de Exxon Mobile, y nominado al cargo de Secretario de Estado, habla en una reunion con el senador Chris Coon, un demócrata de Delaware, en Washington el pasado 4 de enero.

A Rex Tillerson le tocará responder este miércoles por Trump e incluso por el president ruso, Vladimir Putin. Aquí, Tillerson, ex presidente de Exxon Mobile, y nominado al cargo de Secretario de Estado, habla en una reunion con el senador Chris Coon, un demócrata de Delaware, en Washington el pasado 4 de enero. Andrew Harrer | Bloomberg

Un reporte clasificado fue entregado al Presidente Barack Obama y al Presidente electo Donald Trump la semana pasada que incluye una sección que resume alegatos de que los servicios de inteligencia rusos tienen material comprometedor de la vida personal de Trump y sus finanzas, dijeron funcionarios estadounidenses.

Los funcionarios dijeron que agencias de inteligencia de Estados Unidos no han corroborado dichos alegatos, pero consideran que las fuentes son lo suficientemente creíbles como para incluirlos en el reporte clasificado sobre la interferencia de los rusos en la campaña presidencial.

Trump, sin embargo, replicó la noche del martes con un tuit, diciendo: “noticias falsas, una total cacería de brujas políticas”.

A Rex Tillerson le tocará responder este miércoles por Trump e incluso por el president ruso, Vladimir Putin. Aquí, Tillerson, ex presidente de Exxon Mobile, y nominado al cargo de Secretario de Estado, habla en una reunion con el senador Chris Coon, un demócrata de Delaware, en Washington el pasado 4 de enero.

A Rex Tillerson le tocará responder este miércoles por Trump e incluso por el president ruso, Vladimir Putin. Aquí, Tillerson, ex presidente de Exxon Mobile, y nominado al cargo de Secretario de Estado, habla en una reunion con el senador Chris Coon, un demócrata de Delaware, en Washington el pasado 4 de enero.

Un funcionario de alto rango de Estados Unidos que tuvo acceso al documento dijo que los alegados fueron presentados para demostrar que Rusia tenía información desconcertante de los dos candidatos, pero solo difundieron el material que podría perjudicar a la candidata demócrata Hillary Clinton – una reflexión que motiva la conclusión de las agencias de espionaje de Estados Unidos que Moscú buscaba contribuir a la victoria de Trump.

La inclusión de esos alegatos aun no confirmados en el reporte de las elecciones, primero expuesto por CNN el martes, añade una perturbadora nueva dimensión a los ya existentes esfuerzos que tiene Rusia para socavar la democracia en América.

Y añade otro lado bizarro de la que ya es un año electoral extraño, inyectando más controversia sobre las relaciones del equipo de Trump con Rusia justo cuando el presidente electo trata de consolidar y lanzar su nueva administración.

Si esto es cierto, la información sugiera que Moscú ha ensamblado información comprometedora y dañina – conocida en los círculos de espionaje ruso como “kompromat” – que podría ser utilizada para cohesionar al próximo ocupante de la Casa Blanca. Los alegatos fueron presentados en un resumen de dos páginas anexas al reporte completo, un anexo que incluye alegatos de contactos actuales entre miembros del círculo más cercano de Trump y representantes de Moscú.

La embajada rusa no respondió a las solicitudes de comentarios el martes por la noche. Funcionarios de Moscú desestimaron el informe de inteligencia sobre la injerencia de Rusia en las elecciones y el portavoz del presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que las acusaciones “no tienen sustancia”.

Funcionarios estadounidenses dijeron que las afirmaciones sobre la posesión rusa de material comprometedor se basaban no en información obtenida a través de los canales de inteligencia regulares, sino en la investigación realizada por una entidad externa dedicada al trabajo de consultoría política y dirigida por un ex alto funcionario de inteligencia británico. El material fue mencionado por primera vez en un informe de Mother Jones en octubre.

Funcionarios estadounidenses dijeron que, si bien el FBI no había confirmado hasta el momento la exactitud de los alegatos, los funcionarios estadounidenses habían evaluado las fuentes en las que había confiado la empresa privada, las consideraban creíbles y determinaron que era plausible que conocieran de primera mano el supuesto expediente de Rusia sobre Trump.

La CIA, el FBI y la Casa Blanca se negaron a comentar el asunto.

Después del reporte de CNN el martes, el senador Jeff Sessions, republicano por Alabama, candidato de Trump al cargo de fiscal general, fue cuestionado en su audiencia de confirmación sobre las acusaciones en el informe de inteligencia.

“Si es cierto, es obviamente extremadamente serio”, dijo el Senador Al Franken, Demócrata de Minnesota, después de leer el informe de CNN. “Y si hay alguna evidencia de que alguien relacionado a la campaña Trump se comunicó con el gobierno ruso en el transcurso de esta campaña, ¿usted qué hará?”.

Las sesiones respondieron que él “no era consciente de ninguna de esas actividades”. Aunque dijo que no había hablado con Trump acerca de los informes, dijo que “se hacen alegatos sobre los candidatos todo el tiempo, y se han hecho mucho sobre el presidente electo Trump.

Los expedientes compilados por el ex funcionario de inteligencia británico han estado circulando en Washington durante meses. Varias organizaciones noticiosas, incluido Washington Post, han intentado confirmar muchas de las acusaciones concretas sin éxito.

Un funcionario de Estados Unidos dijo que Trump fue informado sobre las acusaciones porque ya estaban circulando ampliamente y que era "sobre todo una cortesía" para hacerle saber que estaban allí.

Compilados inicialmente a mediados de 2016 y complementados durante y después de la campaña, los informes incluyen alegatos detallados de que los rusos tienen material comprometedor sobre Trump, algunos de ellos obtenidos mientras Trump visitó Moscú en 2013 para el concurso Miss Universo y en una visita previa a Rusia.

Otros informes compilados por el ex funcionario de inteligencia alegan contactos entre el personal de Trump y funcionarios de negocios y funcionarios rusos durante la campaña electoral. Los republicanos anti-Trump y más tarde los partidarios del Partido Demócrata le pegaron al ex oficial de inteligencia en algún momento para explorar los lazos de Trump con Rusia.

“Si yo fuera la campaña de Clinton, estaría contactando a estas personas que elaboraron el expediente y pediría mi dinero”, dijo el vicepresidente ejecutivo de la Organización Trump, Michael Cohen, al Washington Post la semana pasada. “No está bien, no hay precisión, no hay ni una pizca de validez en nada de lo que existe en ese archivo”.

El mes pasado, el senador republicano John McCain, quien había recibido la información, la entregó personalmente al director del FBI, James Comey. Una fuente familiarizada con el asunto dijo que el FBI lo tenía mucho antes y había entrevistado al ex funcionario de inteligencia.

El ex portavoz de la campaña de Hillary Clinton, Brian Fallon, pidió una investigación del Congreso. “Mitch McConnell, debes dejar que un Comité Selecto investigue estas acusaciones, como ha estado pidiendo el @SenJohnMcCain durante semanas", escribió Fallon en Twitter.

K.T. McFarland, el asesor de seguridad nacional designado por Trump, declinó responder a una pregunta sobre el informe. “No sé sobre la historia de la que está hablando “, dijo durante su participación en un panel el martes en el Instituto de la Paz de Estados Unidos. “Sé que en Washington la gente prefiere hablar de algo sobre lo que no saben nada, pero voy a abstenerme”.

"No voy a decir lo que Donald Trump piensa acerca de las elecciones y qué implicación tienen los rusos, creo que acabo de decir lo que dijo el Director de Inteligencia Nacional, James Clapper Jr., que es que nada de lo que los rusos hicieron tuvo algún efecto en el resultado”. Clapper, sin embargo, declaró que el informe nunca intentó evaluar qué efecto tuvo la intervención rusa en el resultado electoral.

El resumen de dos páginas fue adjuntado a tres versiones separadas del informe de más alta clasificación sobre la interferencia electoral de Rusia y que se distribuyó en Washington la semana pasada, incluyendo un borrador abreviado desclasificado que se hizo público.

No estaba claro si los analistas del FBI, la CIA y el DNI eran responsables de la parte principal del informe, o si la información del grupo exterior tenía alguna influencia sobre las conclusiones de esos analistas.

Los legisladores de mayor antigüedad que fueron informados sobre la versión más clasificada del informe se negaron a comentar.

El representante Devin Nunes, republicano por California, presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes y miembro del equipo de transición Trump, dijo que “no podemos comentar lo que ocurre en las sesiones de información clasificada”, pero agregó que la idea de que Moscú buscaría reunir material incendiario en los líderes estadounidenses “no debería ser una sorpresa para nadie”.

“Los rusos siempre están buscando ensuciar a cualquier político”, dijo Nunes. Eso no sería noticia. Cuando se le preguntó si estaba al tanto de cualquier contacto entre el equipo de Trump y Rusia, Nunes dijo: “No. Me pareció difícil de creer, no he oído eso, es noticia para mí”.

(Mike DeBonis, Karen DeYoung, Ellen Nakashima, Matt Zapotosky y Alice Crites contribuyeron con este reporte).

(Traducción El Tiempo Latino / El Planeta Media)