0

El escándalo brasileño está afectando a otros países latinoamericanos

La empresa de construcción Odebrecht exportó su modelo de corrupción a Panamá, Perú, Ecuador, Venezuela y República Dominicana.
Oficinas de Odebrecht en Sao Paulo, Brasil.

Oficinas de Odebrecht en Sao Paulo, Brasil. Odebrecht.com

BRASILIA, Brasil - Algunas de las compañías más emblemáticas del mundo se presentan como símbolos de los valores de su nación -la Coca-Cola, por ejemplo, o la quintaesencia japonesa, Toyota. Y por un tiempo, eso también fue cierto para la constructora brasileña Odebrecht. En el buen sentido.

Odebrecht estuvo en una nube durante la primera década del milenio, cuando Brasil ganó los derechos de hospedaje para la Copa Mundial 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016, afirmando su estatus como una estrella en ascenso. Con el carismático presidente Luiz Inácio “Lula” da Silva promocionando a Odebrecht en el exterior, la compañía obtuvo lucrativos contratos extranjeros para construir carreteras, sistemas de transporte, estadios y centrales eléctricas.

Pero la otra exportación de Odebrecht fue la corrupción a escala brasileña, socavando las bases de los países que se suponía que estaban construyendo. La compañía está hoy en el centro del escándalo de corrupción más grande de Brasil, un esquema de 2 mil millones de dólares en el que casi 100 ejecutivos y políticos han sido encarcelados.

El problema se está extendiendo por toda la región, creando una prueba para otros países contaminados por el dinero sucio de Odebrecht. Los fiscales en Brasil, Estados Unidos y otros lugares han desenterrado evidencias que podrían implicar a presidentes actuales y ex presidentes en las Américas en conductas criminales.

El caso, conocido como "Lava Jato" (o en inglés car wash), ha sido un gran avance para la independencia judicial en Brasil, obteniendo un amplio apoyo público. Ya sea que conduzca a limpiezas o encubrimientos en otros lugares, se ha convertido en un barómetro de la buena gobernanza en toda América Latina. Hasta ahora, ha habido pocos arrestos fuera de Brasil, pero los fiscales en varios países de la región están presionando para obtener más información de investigadores brasileños y ex ejecutivos de la compañía.

"La escala de lo que hizo Odebrecht fue única, pero no es como si el gobierno de Lula o Odebrecht inventara la corrupción en América Latina", dijo el experto en Brasil Brian Winter, editor de la revista Americas Quarterly. "Lo que fue único de Odebrecht es que fueron capturados".

En diciembre, Odebrecht acordó pagar 3.500 millones de dólares en multas globales, el mayor acuerdo de soborno extranjero en la historia del Departamento de Justicia de Estados Unidos, que junto con fiscales suizos y brasileños descubrieron una red de 800 millones de dólares que abarca al menos 12 países en América Latina y África.

La compañía tenía una sucursal secreta, la "División de Operaciones Estructuradas", que administraba pagos a través de cuentas en las Islas Vírgenes Británicas y servidores ocultos en Suiza, funcionando "como un departamento independiente de sobornos", dijeron los fiscales.

Marcelo Odebrecht, ex ejecutivo de la empresa, ha sido condenado a 19 años de cárcel, y hasta la fecha, casi 80 ejecutivos de Odebrecht han aceptado su responsabilidad a cambio de sentencias menos severas.

Odebrecht sigue en activo, pero ha perdido casi un tercio de sus 180.000 empleados desde que estalló el escándalo y sus ingresos se han reducido en un 50 por ciento. La empresa ha firmado acuerdos de amparo en los Estados Unidos, Suiza y República Dominicana y está negociando acuerdos con Perú, Colombia y Panamá.

Aunque puede parecer contra-intuitivo, dijo Winter, los países más afectados por el escándalo hasta ahora son aquellos cuyos sistemas judiciales son lo suficientemente fuertes como para actuar. En Perú, el ex presidente Alejandro Toledo es acusado de recibir más de 20 millones de dólares en sobornos de la empresa, y el gobierno peruano cree que está tratando de huir en Estados Unidos.

Así como la furia en Brasil por el escándalo “Lava Jato” contribuyó al enjuiciamiento del año pasado de la sucesora de Lula, Dilma Rousseff, los latinoamericanos en otros lugares también parecen hartos. Manifestantes marcharon en las calles contra la corrupción en República Dominicana el mes pasado, donde Odebrecht supuestamente pagó 92 millones de dólares en sobornos pero donde no se han presentado cargos.

El principal fiscal de Colombia hizo una acusación explosiva este mes: que Odebrecht canalizó 1 millón de dólares en donaciones ilegales a la campaña de reelección del presidente Juan Manuel Santos en 2012. Pero el ex senador encarcelado que supuestamente hizo la demanda lo negó una semana más tarde.

En Panamá, 17 ejecutivos de negocios y ex funcionarios han sido acusados, y un ex ejecutivo de Odebrecht dijo que pagó sobornos a los hijos del ex presidente Ricardo Martinelli. Los hijos lo niegan. Los fiscales que investigan el caso Odebrecht también han incursionado en las oficinas de Mossack Fonseca, la firma de abogados relacionada a la filtración de los "Papeles Panamá".

Luego hay países como Venezuela, donde Odebrecht ha dejado obras inconclusas como puentes. El fallecido Hugo Chávez le dio a la compañía 11.000 millones de dólares en contratos, y Odebrecht pagó unos 98 millones de dólares en sobornos, según el Departamento de Justicia. El sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, dijo que el gobierno va a investigar, pero los únicos arrestos que ha hecho hasta ahora son los periodistas y activistas que tratan de investigar.

Y en Ecuador, donde el izquierdista aliado de Lula, Rafael Correa, no se postula para la reelección, la pérdida de su partido en una próxima votación podría abrir los libros donde se asientan 116 millones de dólares en contratos supuestamente engrasados con 34 millones de dólares en sobornos.

Una de las razones por las que las sumas de dinero son tan asombrosas, según el analista Michael Shifter, es que las campañas políticas deshonestas en la región se han vuelto más y más caras. "La corrupción está profundamente arraigada, y se necesitará un esfuerzo enorme y sostenido durante un largo período de tiempo para limpiarlo", dijo Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, un grupo de expertos en Washington.

“Lo que está sucediendo en el sistema judicial de Brasil es muy alentador”, dijo, “pero si eso puede ser sostenido y producir cambios en una escala significativa sigue siendo una gran pregunta”.

Odebrecht comenzó humildemente en el noreste de Brasil, donde en 1944, el fundador Norberto Odebrecht lanzó una firma de construcción local con ambiciones globales.

“Creía en un modelo basado en la confianza de la gente’, dijo un ex ejecutivo de Odebrecht, quien habló bajo la condición de anonimato debido a la sensibilidad de la investigación. “Él dijo, ‘Si los escojo bien, el cielo es el límite’”.

Corruption has been endemic in Brazilian politics for centuries, but in the construction sector, it was all but written into the rules of the game. During a building boom under the military dictatorship of the 1970s, companies negotiated directly with generals, according to Pedro Campos, author of a book about the era.

"They had unfettered access to the country's military rulers," Campos said.

Soon a "pay to play" system developed, where bribes were a prerequisite for winning government contracts. By the time the country returned to democracy in 1985, the construction companies were skilled at greasing palms in Congress and financing campaigns to try to influence public policy, Campos said. "The company would decide that instead of a hospital, an airport should be built in a rural corner of the country. Instead of universal health care, a new stadium was needed."

Pronto se desarrolló un sistema de “pago para jugar”, en el que los sobornos eran un requisito previo para obtener contratos gubernamentales. En el momento en que el país volvió a la democracia en 1985, las empresas constructoras estaban capacitadas para “engrasar las palmas de la mano” en el Congreso y financiar campañas para intentar influir en la política pública, dijo Campos. “La compañía decidiría que en lugar de un hospital, se debería construir un aeropuerto en un rincón rural del país, en lugar de un sistema de salud universal, se necesitaba un nuevo estadio”.

Odebrecht profesionalizó el intercambio de dinero por influencia y exportó ese modelo en todo el mundo, según la investigación del Departamento de Justicia. En un esfuerzo por reducir el impacto de las alzas y bajas crónicas de Brasil, la compañía expandió sus operaciones en el extranjero en 1979, primero en América Latina, luego en Angola en 1984 y finalmente en Estados Unidos. Mientras tanto, la familia Odebrecht mantuvo el control, pero estableció una estructura descentralizada que otorgó a los líderes regionales autonomía sobre su dominio.

Esta estructura descentralizada facilitó la proliferación de la corrupción en el exterior y fue particularmente eficaz en lugares con instituciones débiles, según ex ejecutivos.

La época de oro de Odebrecht se produjo con el ascenso de Lula, un ex sindicalista y su Partido de los Trabajadores en Brasil, que presidieron un auge de los productos básicos y un aumento del gasto público. Los dos gigantes desarrollaron una relación simbiótica, a menudo alimentada por la corrupción.

“La idea era crear dos dinastías gemelas - poder político que duraría de 50 a 100 años y una potencia económica que se convertiría en una de las más grandes del mundo”, dijo un segundo ex ejecutivo de Odebrecht, quien también habló bajo la condición de anonimato porque muchos de sus antiguos colegas están bajo investigación.

Lula también está bajo acusación en el caso “Lava Jato”, pero insiste en que es inocente.

Bajo el Partido de los Trabajadores, el gobierno brasileño utilizó a Odebrecht como una herramienta de poder blando para favorecer a los países con ideologías similares compartidas. Lula empujó a Odebrecht a emprender proyectos específicos, como la construcción del puerto Mariel en Cuba, según los ex ejecutivos.

Esta estrecha relación con el gobierno le dio a la compañía la ilusión de que siempre estaría protegida.

"Ese fue su error estratégico", dijo el segundo ex ejecutivo. "Ellos pensaron que eran intocables."

(Traducción El Tiempo Latino / El Planeta Media)