Quantcast

Los Oscar 2017: Que La La Land gane mejor película pero que no lidere los premios


Ann Hornaday | The Washington Post | 2/27/2017, 9:29 a.m.
Los Oscar 2017: Que La La Land gane mejor película pero que no lidere los premios
Sebastian (Ryan Gosling) y Mia (Emma Stone) en "La La Land." | Dale Robinette | Lionsgate

Ben Foster, izquierda, y Chris Pine en "Hell or High Water."

Lorey Sebastian | CBS Films

Ben Foster, izquierda, y Chris Pine en "Hell or High Water."

En un momento en el que todo, desde el Super Bowl y los Grammys hasta el Fashion Week y comprar en Nordstrom ha tomado un significado partidista, tiene sentido que la ceremonia de los Premios de la Academia del día de hoy vaya a representar una cumbre política. Prueba de esto es el discurso de Meryl Streep en la ceremonia de los Globos de Oro del mes de enero, en el que lanzó una amenaza a la administración de Trump que fue controversial. Desde entonces, la agencia de talento UTA ha anunciado que donará 250 mil dólares al ACLU (la compañía realizó una protesta a favor de la inmigración en sus oficinas centrales el viernes).

La directora iraní, Asghar Farhadi, cuya obra “The Salesman” está nominada a mejor película extranjera, no asistirá a la ceremonia en protesta a la orden ejecutiva propuesta por Trump para prohibir los viajes de siete países mayoritariamente musulmanes.

Luego de la incertidumbre acerca de si les sería permitido entrar a los Estados Unidos a los representantes del documental sirio "The White Helmets”, ya han dicho que estarán presentes para recibir el Oscar en el caso de que se lleven el premio por mejor documental corto.

Desde las declaraciones en la alfombra roja y la presentación de Jimmy Kimmel, hasta los discursos de aceptación y los actos de agitación política, los personajes que vemos muchas veces en los Oscar no estarán esta vez desahogándose o haciendo llamados al entendimiento mutuo. Este año prometen ser mas mordaces, apasionados y omnipresentes, tal como en la vida real. Por años la industria del cine ha sido acusada de existir en una burbuja fatua y condescendiente. Pero si la cultura política actual ha probado algo es que todos nos encontramos

(Izq.-Der.) Mary Jackson (Janelle Monae), Katherine Johnson (Taraji P. Henson) y Dorothy Vaughan (Octavia Spencer) en "Hidden Figures."

Hopper Stone | Twentieth Century Fox

(Izq.-Der.) Mary Jackson (Janelle Monae), Katherine Johnson (Taraji P. Henson) y Dorothy Vaughan (Octavia Spencer) en "Hidden Figures."

en burbujas: la biosfera hermética de Hollywood ha sido un producto cultural del comandante en jefe de este país; y su celebración anual ha sido una representación de la vida americana presentada al mundo para que billones de espectadores la interpreten como una misiva codificada de lo que son las bases de nuestro poder simbólico.

Como una especie de extracción de nuestros valores, las películas se han convertido en una fuerza de significado político. El musical “La La Land”, la favorita para convertirse en mejor película con un record de 14 nominaciones, ha sido objeto de críticas acusada de ser con “muchos blancos”, con “normas heterogéneas” e influenciada con la superficialidad del mundo del cine como para ganar el mejor premio. Una lucha que se ha fijado entre “La La Land” y “Moonlight”, con esta última siendo no solo la mejor opción artística, pero la que tiene mayor consciencia social, ya que trata de la vida de un gay afroamericano viviendo en Miami.

Tal como mucho de mis colegas, he dicho que “Moonlight” es mi película favorita del 2016, porque fue una historia que me movió, porque me impresionó la vulnerabilidad de su protagonista, y por lo brillante y visionario de su dirección y guión por parte de Barry Jenkin. Pero apoyar a una o a otra con base en la política no haría justicia al resultado más positivo, que sería que la mayor cantidad de nominados se llevaran los premios del domingo.

Also of interest