Quantcast

Vomitan sin parar por culpa de la marihuana


Pauline Bartolone | Kaiser Health News | 12/5/2017, 9:35 p.m.
Vomitan sin parar por culpa de la marihuana
Los médicos dicen que es difícil tratar la condición. No hay otra cura más que dejar de usar marihuana, y muchos pacientes son escépticos de que el cannabis los enferme, por lo que siguen usándolo y sus episodios de vómitos continúan. | Ingram Publishing/Newscom/EFEVISUAL

Chalfonte LeNee Queen de San Diego dice que ha sufrido violentos episodios de vómitos gran parte de las últimas dos décadas, hasta que supo que su afección estaba relacionada con el consumo de marihuana.

Pauline Bartolone/California Healthline

Chalfonte LeNee Queen de San Diego dice que ha sufrido violentos episodios de vómitos gran parte de las últimas dos décadas, hasta que supo que su afección estaba relacionada con el consumo de marihuana.

Durante 17 años, Chalfonte LeNee Queen sufrió episodios periódicos de arcadas violentas y dolor abdominal que la dejaban de cama por varios días, a veces retorciéndose de dolor en el piso.

"He pedido a gritos la muerte", dijo Queen, de 48 años, quien vive en San Diego. "He llamado a gritos a mi madre, mentalmente, sin darme cuenta que no puede venir porque ha estado muerta por 20 años".

Queen perdió un trabajo como modelo después que la tomaran por alcohólica. Acumuló decenas de miles de dólares en facturas médicas, y sus náuseas frenaron su vida sexual. Hacia el final de su enfermedad, la mujer, que mide 5’ 9’’, pesaba 109 libras.

A lo largo de las casi dos décadas de dolor, vómitos y niebla mental, Queen visitó el hospital unas tres veces al año, pero los médicos nunca llegaron al fondo de lo que estaba padeciendo. Para 2016, pensó que se estaba muriendo, que "debía tener algún tipo de cáncer o algo que no podían detectar", dijo.

Pero no tenía cáncer. Padecía una misteriosa afección llamada síndrome de hiperémesis cannabinoide, una condición reconocida recientemente por la comunidad médica. Afecta a una población pequeña, a un subgrupo de consumidores de marihuana que fuman varias veces al día durante meses, años o incluso décadas.

No hay datos sólidos sobre la prevalencia de la enfermedad. Pero en California y Colorado, que han flexibilizado las leyes sobre el uso de marihuana en los últimos años, los médicos de emergencia dicen que la están viendo con más frecuencia. Un estudio en Colorado sugiere que puede haber un enlace.

La doctora Aimee Moulin, médica de emergencias del Centro Médico UC-Davis en Sacramento, dijo que ha visto un aumento en el número de casos desde que los votantes de California legalizaron la marihuana recreativa en noviembre pasado. Moulin espera ver otro aumento después que se permitan las ventas comerciales a partir de enero.

Los médicos dicen que es difícil tratar la condición. No hay otra cura más que dejar de usar marihuana, y muchos pacientes son escépticos de que el cannabis los enferme, por lo que siguen usándolo y sus episodios de vómitos continúan.

También pueden hacer poco para aliviar los síntomas, ya que los medicamentos anti náuseas tradicionales a menudo no funcionan, y no hay píldoras para prevenir las crisis. Los pacientes pueden necesitar hidratación intravenosa y hospitalización hasta que desaparezcan los síntomas.

"Como médica de emergencias, es realmente frustrante", dijo Moulin. "Realmente me gusta hacer que las personas se sientan mejor".

Diagnosticar el síndrome también puede ser frustrante y costoso. No existe un análisis de sangre para vincular la dolencia estomacal con el consumo de marihuana, por lo que los médicos generalmente ordenan tomografías computarizadas costosas y pruebas de laboratorio para descartar otros problemas médicos.

El síndrome de hiperémesis cannabinoide se documentó por primera vez en Australia en 2004. Históricamente, los médicos solían confundirlo con el más genérico síndrome de vómito cíclico, que no tiene una causa identificable o, como en el caso de Queen, la porfiria aguda intermitente (AIP).

Also of interest