0

Trump termina programa de protección de menores centroamericanos que comenzó en el gobierno de Obama

La decisión del Departamento de Seguridad Nacional coloca en la incertidumbre a miles de jóvenes que esperaban entrar o permanecer en Estados Unidos.
En 2014, los hermanos Humberto Vasilio y Abner Dionisio, para entonces de 9 y 11 años, respectivamente llegaron a EEUU procedentes desde Guatemala, tras una solicitud de su madre.

En 2014, los hermanos Humberto Vasilio y Abner Dionisio, para entonces de 9 y 11 años, respectivamente llegaron a EEUU procedentes desde Guatemala, tras una solicitud de su madre. Bonnie Jo Mount — The Washington Post

WASHINGTON - El gobierno de Trump, el miércoles, terminó formalmente un programa de la era Obama que otorgó a los menores de edad de América Central residencia legal temporal en Estados Unidos, cerrando la puerta a 2.714 personas que habían obtenido la aprobación condicional para ingresar al país.

El gobierno del presidente Barack Obama estableció el programa de libertad condicional "CAM" en 2014 para responder a un aumento masivo en el número de menores no acompañados y familias que entran ilegalmente desde El Salvador, Guatemala y Honduras. En virtud de los términos, los menores que no lograron el estatus de refugiado podrían obtener una permiso de estancia por dos años y renovable si tuvieran un padre que ya está legalmente presente en el país.

Pero el futuro del programa fue puesto en duda en febrero cuando el Departamento de Seguridad Nacional (DSN) lo congeló y anunció una revisión interna como parte de las órdenes ejecutivas del presidente Donald Trump destinadas a reforzar los controles de inmigración.

El anuncio del DSN sobre la terminación en el registro federal significa que la agencia comenzará el proceso de notificar a las familias que los menores que habían sido aprobados para la entrada tendrían que volver a aplicar a través de otros canales de inmigración que podrían ser más difíciles.

Además, 1.465 menores de edad ya en los Estados Unidos bajo el programa CAM no se les permitirá renovar su estatus y deben pasar por otros medios para tratar de extender su estancia.

Los defensores de los derechos de los inmigrantes condenaron la decisión que dijeron que colocaría a miles de familias en la incertidumbre.

"Nuestra preocupación es que la administración está abandonando por completo a estos niños y dejándolos en una situación real de peligro inmediato", dijo Lisa Frydman, vicepresidenta de Kids in Need of Defense.

Funcionarios del DSN confirmaron que el programa había sido rescindido y citó las órdenes ejecutivas de Trump sobre la inmigración de enero como el motivo para hacerlo.

Carter Langston, un portavoz de Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, que supervisa el sistema de libertad condicional de inmigración, dijo que el departamento "no considerará automáticamente las solicitudes de libertad condicional de individuos que se les niega el estatus de refugiado en El Salvador, Guatemala y Honduras".

El gobierno de Obama lanzó el programa en diciembre de 2014 como parte de una amplia respuesta a un enorme aumento de los menores no acompañados que hacen el viaje a menudo engañados desde los países del Triángulo del Norte para llegar a los Estados Unidos.

Ese año, más de 60.000 niños no acompañados y aproximadamente el mismo número de familias entraron ilegalmente en el país, inundando las estaciones de la patrulla fronteriza y añadiéndose a los ya dilatados atrasos en la corte de inmigración.

Los asistentes de Obama mencionaron el aumento de la pobreza, el comercio de drogas y la violencia de pandillas como causas del aumento. El programa CAM tenía como objetivo proporcionar un camino alternativo para ingresar al país para aquellos que no pudieron obtener el estatuto de refugiado o asilo político, lo que a menudo exige que los solicitantes demuestren que son víctimas de la persecución por parte del gobierno.

"Era una red de seguridad para los niños que estaban en peligro, pero donde ciertas partes de sus historias podrían no coincidir con una cierta clase de estatus bajo la condición de refugiado", dijo Kevin Appleby, director del Centro de Estudios sobre Migración. Appleby dijo que poner fin al programa "es mezquino, no es un gran número de niños y son muy vulnerables".

Funcionarios de USCIS dijeron que el 99 por ciento de los aplicantes obtuvieron la admisión a Estados Unidos bajo los programas de refugiados y libertad condicional. Hicieron hincapié en que la decisión de la administración Trump de poner fin al programa especial no puso fin a sus posibilidades de llegar al país. Por el contrario, ahora tendrán que aplicar a través del programa de libertad condicional estándar que ha estado en vigencia por un período mucho más largo.

Según el USCIS, el grupo de los que habían obtenido la aprobación condicional en el marco del programa CAM, pero que ya no se les permitirá entrar, son 2.444 menores de El Salvador, 231 de Honduras y 39 de Guatemala.

Desde que Trump asumió el cargo, el número de personas que intentan entrar ilegalmente a Estados Unidos a través de la frontera con México se ha desplomado. El presidente ha tomado crédito por la reducción, y los grupos de derechos de los inmigrantes reconocen que la retórica de inmigración de Trump y las nuevas políticas de aplicación del DSN han tenido un impacto significativo.

Pero enfatizaron que la administración también está cerrando vías importantes hacia la inmigración legal.

"Es el goteo, goteo, goteo de Trump tratando de eliminar los programas de protección", dijo Appleby.

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)