0

¿Sientes Que Se Te Olvidan Mucho Las Cosas? Te Enseñamos A Ejercitar La Memoria...

Es muy común olvidar cosas o momentos. Sin embargo, esto es posible mejorarlo con unos ajustes en tu rutina
El ser humano tiene una capacidad de memoria mucho mayor a la que utiliza cotidianamente, sólo hay que aprender a desarrollarla

El ser humano tiene una capacidad de memoria mucho mayor a la que utiliza cotidianamente, sólo hay que aprender a desarrollarla EFE

La memoria es una función cerebral que le permite al organismo codificar, almacenar y recuperar información del pasado. El ser humano tiene una capacidad de memoria mucho mayor a la que utiliza cotidianamente, sólo hay que aprender cómo desarrollarla para obtener grandes beneficios que nos puede brindar en el entorno social, laboral, académico y familiar.

Antes se creía que esta competencia del cerebro alcanzaba su punto máximo en la edad adulta y a partir de ahí comenzaba a deteriorarse, lo que causaba fallas en la memoria y dificultad para concentrarse en sus años dorados.

Sin embargo, un estilo de vida adecuado y algunos cambios en la rutina pueden hacer que el deterioro del proceso cognitivo sea más lento, e incluso hacer que su cerebro produzca nuevas neuronas, un proceso conocido como neurogénesis. Se sabe que el hipocampo de su cebero, el centro de la memoria, es capaz de producir células nuevas, y que además se regenera constantemente, siempre y cuando se le den las herramientas para hacerlo.

Seas un estudiante que se prepara para los exámenes finales, un profesional que trabaja y le interesa mantener su mente al máximo, o una persona mayor que busca preservar y realzar su materia gris, existen varias cosas que puedes añadir a tu rutina para fortalecer el proceso cognitivo y evitar su deterioro.

1.Aliméntate adecuadamente: La alimentación juego un papel fundamental en el funcionamiento del cebero, y en consecuencia, de la memoria. Los vegetales frescos son esenciales, así como las grasas saludables y evitar el consumo de azúcar granos y carbohidratos. Alimentos con antioxidantes como el curry, el apio, el brócoli, la coliflor y las nueces protegen su salud cerebral e incluso estimulan la producción de nuevas células cerebrales. El consumo de grasas de omega-3 de origen animal también es conocido por sus propiedades beneficiosas para el cerebro.

2.Duerme suficiente: Una investigación de Rebecca M.C. Spencer de la Universidad de Massachusetts revela que dormir es un proceso importantísimo en la consolidación de los recuerdos, en el proceso de selección de aquellas informaciones que habrán de descartarse y ser olvidadas, así como también en el aprendizaje de habilidades motoras.

3.Haz tiempo para meditar: Las investigaciones científicas sobre los beneficios de la meditación no dejan de acumularse. Los estudios demuestran que la meditación ayuda a mejorar muchos tipos diferentes de condiciones, incluyendo depresión, ansiedad, dolor crónico, diabetes y presión arterial alta. La meditación también puede mejorar el enfoque, la concentración, la creatividad, la memoria y las habilidades de aprendizaje y razonamiento. Las investigaciones incluso revelan que la práctica regular de la meditación aumenta el grosor de la corteza cerebral y estimula más conexiones entre las células del cerebro, lo que aumenta la agudeza mental y la capacidad de memoria.

4.Practica la lectura: Sin importar el género, autor, idioma o cantidad de páginas, el sencillo acto de leer con regularidad nos aporta grandes beneficios a nivel cognitivo. Mejoramos nuestra capacidad de abstracción, nuestra imaginación y nuestra memoria. Se desarrolla además nuestra capacidad de comprensión y de deducción, mientras se van gestando nuevas conexiones neuronales en nuestro cerebro.

El disponer de mayores conexiones neuronales hace que nuestro cerebro crea y fortalezca los tejidos conectivos que nos acompañarán a lo largo del tiempo. Ello va a hacer que llegada la vejez, si sufrimos, por ejemplo, de algún problema cerebral degenerativo, esto puede desacelerar su desarrollo. Podemos comparar a nuestro cerebro como un músculo, el cual se ejercita con el acto de la lectura, permitiendo que la reserva cognitiva aumente y llegamos a la vejez en mejores condiciones intelectuales.

5.Aprende una nueva habilidad: En el momento en que has alcanzado la edad adulta, tu cerebro ha desarrollado millones de caminos neurales que te ayudan a procesar y recordar la información rápidamente, a resolver problemas conocidos ya ejecutar tareas familiares con un mínimo esfuerzo mental. Pero si siempre se adhieren a estos caminos bien gastados, no le están dando a su cerebro la estimulación que necesita para seguir creciendo y desarrollándose.

Aprender nuevas actividades, como manualidades, artesanías, o un instrumento, rompen la rutina del cerebro y te desafían a utilizar y desarrollar nuevas vías cerebrales. La clave es encontrar una actividad que sea mentalmente estimulante para usted. Idealmente, algo que requiera de atención individual y te dé gran satisfacción.

6.Regula tu nivel de estrés: El estrés es uno de los peores enemigos del cerebro. Con el tiempo, el estrés crónico destruye las células cerebrales y daña el hipocampo, la región del cerebro involucrada en la formación de nuevos recuerdos y la recuperación de los antiguos. Los estudios también han relacionado el estrés con la pérdida de memoria.

7.No invadas tu mente con pensamientos negativos: Las fallas en la memoria son muy comunes. Pensar constantemente que tienes una mala memoria sólo por haber olvidado las llaves o buscar la ropa en la tintorería, sólo le refirma la falla a tu subconsciente. En tu vida sucederá lo que tu internamente deseas, y una vez fijada esa idea en el subconsciente, no hay límites en la meta que te propongas, incluso si es mejorar tu memoria. Programa tus pensamientos para desarrollar la retención de información.