Quantcast

Tal como le pasó a Obama, Trump está teniendo problemas para deportar a algunos criminales extranjeros


Maria Sacchetti | The Washington Post | 4/12/2017, 3:47 p.m.
Tal como le pasó a Obama, Trump está teniendo problemas para deportar a algunos criminales extranjeros
Como presidente, Trump está enfrentando los mismos retos legales y diplomáticos que sus predecesores | Jabin Botsford | The Washington Post

Alguno de los detenidos fueron liberados debido a una sentencia de la Corte Suprema en 2001 que prohibe al ICE a encarcelar inmigrantes de manera definitiva. Si sus países de origen no quieren recibirlos, los oficiales deben dejarlos ir, según dijo la corte. Otros criminales fueron liberados bajo fianza o por razones discrecionales.

ICE no ha querido decir cuántos criminales han sido liberados en la administración de Trump, y debido a que los reportes de inmigración son secretos es difícil saber cómo se han manejado esos casos.

Pero es posible seguirle la pista a algunos casos a través de demandas federales que los inmigrantes han hecho pidiendo a los jueces que ordenen al ICE su liberación, ya que sus países de origen no los van a recibir de vuelta.

Tanto Cao como Al Seryani metieron esas demandas, y el ICE los liberó antes de que el juez sentenciara. Otros que han demandado para que los liberen, de acuerdo con los reportes judiciales, incluyen a Osarhieme Obayagbona, un nigeriano acusado de fraude y manipulación de documentos del gobierno; y Krunal Patel, de la India, quien tiene sentencias por robo, marihuana y manejar bajo la influencia del alcohol.

"Hay muchas cosas que Trump piensa que puede hacer porque es Trump", dijo Jay Stansell, un asistente de la Defensoría Pública de Seattle que ha introducido demandas a favor de inmigrantes. "Pero resulta que no, tenemos un sistema judicial y no puedes legislar el tema de inmigración desde la Casa Blanca".

Deportar a alguien puede tomar años, especialmente para extranjeros que no tienen sus documentos de ciudadanía al día. Los países están supuestos a aceptar a sus ciudadanos bajo leyes internacionales, pero deben emitir documentos de viaje, tal como el pasaporte, antes de que los Estados Unidos pueda colocar a un deportado en un avión.

Algunos países no consiguen los récords. Otros países, como la Unión Soviética, ya no existen. Y algunos alargan los tiempos en casos que involucran a individuos con récord criminal o pasados problemáticos.

La portavoz del ICE, Sarah Rodriguez, no quizo publicar los últimos listados de países que se niegan a recibir deportados. En 2016 habían 23.

Los simpatizantes de Trump dicen que no esperaban que los cambios en las deportaciones fueran tan rápidos como prometió el presidente en la campaña.

"Desde nuestra perspectiva es aún muy pronto en el proceso", dijo Chris Crane, presidente del sindicato del ICE que apoya a Trump. "Es poco realista pensar que la administración puede solucionar las cosas en el primer mes o los primeros 100 días. Tienen millones de prioridades, y ésta es solo una".

Al Seryani, de 39 años de edad, fue liberado luego de que Jordania se rehusara dos veces a aceptarlo. "Dado que la agencia no va a poder remover a Al Seryani en el futuro cercano, éste fue liberado", dijo Rodriguez, añadiendo que el ICE va a seguir intentando deportarlo.

El abogado defensor de Al Seryani, Glen T. Jonas, describió a su cliente como a un aficionado de la computación que ha vivido en los Estados Unidos tanto tiempo que habla el inglés sin acento.

Also of interest