0

Los seis mejores momentos del segundo debate presidencial

Donald Trump y Hillary Clinton cruzaron este domingo acusaciones en un tenso debate presidencial, empañado por un nuevo escándalo para el republicano por declaraciones abusivas sobre mujeres y acusaciones contra Bill Clinton.

El debate entre Hillary Clinton y Donald Trump realizado este domingo, a apenas cuatro semanas de las elecciones presidenciales estadounidenses del 8 de noviembre, se caracterizó por acusaciones de todo orden y continuados golpes bajos.

A continuación, los momentos fundamentales.

1-Conferencia de prensa de Trump antes del debate.

Horas antes del debate Trump ofreció una improvisada conferencia de prensa con mujeres que desde hace años acusan al ex presidente Bill Clinton de abusos sexuales. "Bill Clinton me violó y Hillary Clinton me amenazó", dijo Juanita Broaddrick. Durante el debate, Trump volvió a la carga contra el marido de Hillary Clinton: "Nunca ha habido en la historia de la política en este país alguien que haya sido tan abusivo hacia las mujeres, de forma que puedes decir lo que quieras, pero Bill Clinton fue abusivo con mujeres", dijo. Durante el debate, tres mujeres que acusan al ex presidente de abusos sexuales y violación estuvieron sentadas en la primera fila, invitadas por Trump.

2-Para Trump, el lugar de Clinton es la cárcel.

El escándalo de los correos enviados por Hillary Clinton usando un servidor privado mientras fue secretaria de Estado es una de las controversias que persiguen a la candidata demócrata y, como era de esperarse, fue mencionado durante el segundo debate.

Al igual que había hecho en el primero, Clinton dijo que se hacía responsable de su error y que, después de investigar, el FBI descartó presentar cargos contra ella. Trump, por su parte, prometió que de llegar a la presidencia, creará una fiscalía especial para volver a examinar el caso de Clinton.

La demócrata respondió que era "muy bueno que alguien con el temperamento de Donald Trump no sea responsable de las leyes" en EE.UU. Y él contraatacó: "Porque estarías en la cárcel".

Este comentario, que provocó risas y aplausos en el público, ha sido condenado tanto por demócratas como por republicanos.

El ex fiscal general Eric Holder, quien trabajó durante el mandato de Barack Obama, tuiteó: "En Estados Unidos no amenazamos con encarcelar a oponentes políticos. Donald Trump dijo que lo haría. Está prometiendo abuso de poder presidencial".

Por su parte, Ari Fleischer, secretario de prensa de la Casa Blanca durante la presidencia de George W. Bush y votante de Trump, escribió en Twitter que "los presidentes no amenazan con procesar a individuos".

3-"Conversación de vestuario"

Donald Trump trató de minimizar el espectacular escándalo a raíz de la divulgación de declaraciones suyas, grabadas en 2005, en que se jactaba de usar su condición de celebridad para atacar sexualmente a mujeres. "Con seguridad no estoy orgulloso de eso. Pero fue una conversación de vestuario", dijo Trump, quien el sábado divulgó un video con un pedido de disculpas por las frases. En cambio, Clinton no aceptó las disculpas y afirmó que las grabaciones muestran que "éste es Donald Trump", para añadir que el candidato conservador "no está capacitado" para ser presidente.

4-¿Rusia ayuda a Trump?

De acuerdo con Clinton, Rusia está buscando influenciar el resultado de las elecciones para favorecer a Trump. A un mes de las elecciones presidenciales de noviembre, autoridades estadounidenses acusaron formalmente a Rusia ser responsable por una serie de invasiones de sistemas informáticos del partido Demócrata, acusación que Rusia clasificó como "falsas".

Clinton sin embargo, parece no tener dudas. "Nunca hemos tenido en la historia de nuestro país una situación en que un adversario, una potencia extranjera, esté trabajando tan duro para influenciar en el resultado de una elección. Créanme, ellos no están haciendo eso para que yo sea electa. Están haciendo eso para influenciar la elección para Donald Trump", afirmó.

5-La confirmación sobre los impuestos

Desde el inicio de su campaña, el magnate de bienes raíces y candidato presidencial se niega a publicar sus declaraciones de impuestos, algo que no es obligatorio pero es una costumbre de transparencia en la política estadounidense.

Una semana antes del debate, el 2 de octubre, el diario estadounidense The New York Times publicó documentos vinculados a la supuesta declaración de impuestos de Trump para el año 1995.

Según los documentos, en ese entonces el empresario declaró pérdidas de más de US$916 millones. Como consecuencia, eso le podría haber permitido no pagar nada en impuestos sobre la renta federal por un período de 18 años.

Cooper le preguntó a Trump: "¿Usaste la pérdida de US$916 millones para evitar pagar impuestos federales personales sobre la renta?". Y el candidato respondió: "Sí, por supuesta que lo hice".

6-Elogios mutuos

La última pregunta del debate fue también realizada por un integrante del público y resultó de lo más inusual: "¿Podrían decir algo bueno el uno del otro?".

Luego de las risas nerviosas del público, Clinton comenzó con su respuesta: "Respeto a sus hijos, son muy capaces y devotos, y eso dice mucho de Donald".

"No estoy de acuerdo con casi nada de lo que hace o dice, pero respeto eso", agregó la demócrata, quien a lo largo de su campaña se ha mostrado como una madre y abuela cariñosa en un intento por quitar la imagen de persona fría que algunos le atribuyen.

Por su parte, Trump elogió que Clinton "no abandona, no se rinde. Es una luchadora".

"No estoy de acuerdo con eso por lo que ella pelea, no estoy de acuerdo con sus decisiones, pero es una luchadora".