0

Ecuador y Brasil llegan con la urgencia de ganar la Copa América Centenario

Añorando viejos tiempos y pasando por su mejor momento, Ecuador fantasea con adjudicarse la Copa América Centenario, en Estados Unidos, con una plantilla que lo mantiene como uno de los líderes de las Eliminatorias Sudamericanas al Mundial Rusia 2018.

“Nos hemos propuesto dejar atrás la historia de fracasos de Ecuador en este torneo (Copa América)”, afirmó el timonel de la Tricolor, Gustavo Quinteros. Catorce ‘legionarios’, entre ellos Antonio Valencia, del Manchester United que de manera progresiva va recuperando su estrellato, así como veteranos mundialistas y jóvenes que dejan entrever un cambio generacional integran la nómina de 26 jugadores, incluidos 3 ‘reservas’.

El conjunto ecuatoriano, que arrastra los reveses en la Copa del Mundo Brasil 2014 y la Copa América Chile 2015, esta última de la mano de Quinteros, ha logrado el cuarto puesto del certamen continental en las ediciones de 1959 y 1993, de las que fue anfitrión. ‘Toño’ regresa veloz y vibrante El volante internacional Antonio Valencia va alcanzando su velocidad y talento en el mediocampo para volver a ser protagonista en la selección de Ecuador, tras un arranque de ensueño en la clasificación sudamericana a Rusia 2018.

Una veloz proyección por la banda derecha que culminó con un pase para gol en el arranque del premundial —cuando la ‘Tri’ logró el histórico 2-0 ante Argentina— marcó el regreso triunfal del ‘Toño’, que llevaba a cuestas una deslucida participación en el Mundial 2014 y críticas por su ausencia en la Copa América Chile 2015 por una cirugía. Desde entonces, Valencia, del Manchester United, recupera progresivamente su condición de jugador emblemático de la escuadra ecuatoriana, con la que ha jugado 4 de 6 partidos del premundial.

Nacido en la amazónica provincia de Sucumbíos (noreste), Valencia, de 30 años, es considerado un volante “dotado de ritmo, potencia y de la habilidad para realizar vertiginosas artimañas” en la cancha, según la página oficial del MU, con el que recientemente ganó la duodécima Copa de Inglaterra (FA Cup).

“Este trofeo es para toda mi gente de Ecuador”, escribió el ‘Toño’ en su cuenta de la red social Twitter, donde también colocó una imagen en la que aparece junto al trofeo de la Copa de Inglaterra. Valencia, que por una cirugía de tobillo se perdió la anterior Copa América, en la que Ecuador tuvo una pobre participación, se ha convertido en un factor clave en los duelos de la clasificatoria a Rusia 2018, en la que los ecuatorianos ocupan el segundo lugar.

Con 1,78 metros de altura, el ‘Toño’ en el campo despliega juego velocidad, desborde por el costado derecho. Esas cualidades hicieron del ‘Toño’ el indiscutible capitán de la selección hasta llegar al Mundial brasileño. Sin embargo, el volante decepcionó a los hinchas. (I)

Brasil, con nuevos objetivos

No tener a Neymar en la Copa Centenario es un verdadero sacrificio, aunque válido en la cruzada de Brasil por conseguir su primer oro olímpico de fútbol en el Maracaná. Así, Dunga y sus muchachos llegaron a Estados Unidos sin su capitán y con muchas deudas en la maleta. Su obsesión es acabar de una buena vez con los años más oscuros de la pentacampeona del mundo. Neymar fue autorizado por el Barcelona español a disputar únicamente un campeonato con la selección este año y los Juegos Olímpicos de Río tuvieron prioridad. En todo caso, y aunque sin duda es el mejor jugador de Brasil, en la ‘seleçao’ no ha mostrado mucho brillo. El recuerdo más claro fue la última Copa América de Chile, en la que el capitán protagonizó un berrinche que terminó con su expulsión por 4 juegos por pelear con jugadores rivales y el árbitro. Sin el atacante, Brasil acabó saliendo por la puerta de atrás de la competición, eliminada en cuartos de final por Paraguay en los penales y con una nueva decepción en el torneo continental que ya venció en 8 ocasiones. La última, en Venezuela 2007, con Dunga en el banco. El premundial ha sido igualmente gris: la ‘canarinha’ marcha actualmente sexta en la tabla, fuera de los puestos que dan boleto directo a Rusia 2018.

Dunga, con tarjeta amarilla Cuando Dunga llegó a una ‘canarinha’ devastada tras el Mundial 2014 afirmó que las heridas de aquella humillación solo cicatrizarían con resultados, pero los números no responden y Brasil sigue atrapado en un túnel que podría engullir al propio seleccionador si la pentacampeona del mundo no resucita en Estados Unidos. En aquel regreso de urgencia al cargo, Dunga volvió a mostrar su carácter espartano y afirmó serio que no iba a “vender sueños”, aunque tampoco imaginaba que sería tan complicado detener la hemorragia de decepciones de una ‘seleçao’ en los años más oscuros de su historia. Casi 2 años después, el DT llega a la misma Copa América que ganó en 2007 y perdió en 2015 con el cargo en juego y con la presión de los JJ.OO. Con apenas 2 victorias en 6 partidos, Brasil es sexta del premundial, fuera de los puestos que dan un boleto a la Copa 2018, y empatada a 9 puntos con Paraguay.

Pese a que todavía quedan 12 encuentros para definir a las 4 selecciones que representarán a Sudamérica en Rusia, y la quinta que disputará el repechaje, preocupa a una hinchada que creció levantando Copas no reconocer a un seleccionado gris, ahogado en las 5 estrellas de su camisa. En el país que hizo del fútbol una cultura, nadie quiere acostumbrarse a que un seleccionador considere meritorio empatar en el tiempo añadido con Paraguay (2-2), como ocurrió en marzo, en el último cruce del premundial.

La Confederación Brasileña de Fútbol decidió entonces mantenerlo en el puesto, pero con una condición: que la ‘canarinha’ saliera de EE.UU. y Río con la cabeza alta.

www.eltelegrafo.com