0

Logan a punto de tener los vuelos trasatlánticos más baratos de Estados Unidos

Boston es una ciudad costosa. Pero en cuanto a vuelos para cruzar el Atlántico, está a punto de convertirse en la ciudad con las mejores tarifas de Estados Unidos.

El número de aerolíneas de bajo coste o “low cost” que vuelan desde y hacia el aeropuerto Logan aumentará a partir de mayo, cuando ofrecerá los vuelos trasatlánticos más económicos de Estados Unidos.

Eso significa precios muy competitivos de compañías aéreas poco conocidas, incluyendo vuelos de $312 dólares a Manchester, Inglaterra, en Thomas Cook Airlines Ltd. o un viaje de $650 a Dusseldorf con Air Berlin.

"Hemos tenido una gran afluencia", dijo el jefe de la Autoridad Portuaria de Massachusetts Thomas Glynn. "Es algo bueno para el mercado porque la gente tiene más opciones”.

En marzo, aumentó el número de aerolíneas de bajo costo en Boston de 8 a 12, cuando la aerolínea de Islandia WOW comenzó a ofrecer vuelos sin escalas a Reykjavik y al norte de Europa. El mes pasado, Norwegian Air Shuttle también comenzó a operar vuelos directos desde Boston a las islas Guadalupe y Martinica, en el Caribe, y también iniciará vuelos a Oslo y Copenhague en mayo.

La compañía irlandesa Ryanair no se encuentra entre las que vienen a Logan. Un portavoz dijo el jueves que la compañía está "centrada en el crecimiento europeo”.

Analistas de la industria dijeron que esperan que el crecimiento de las aerolíneas de bajo costo en Boston continúe, debido a una confluencia de factores como la baja de los precios del petróleo, la proximidad de Boston a Europa y la fortaleza de la economía local, que tiene un amplio suministro de viajeros de negocios y jóvenes interesados en conocer el viejo continente a bajo precio.

Los precios del mercado estadounidense de combustible de aviación se han reducido un 40 por ciento más que hace un año, según el Departamento de Energía. Norwegian Air también puede darse el lujo de ofrecer vuelos tan baratos como $210 desde Boston hasta Oslo porque opera una flota de Boeing 787 Dreamliner, un avión más nuevo que utiliza un 40 por ciento menos de combustible que los aviones más viejos, que aún vuelan compañías como Lufthansa o British Airways.