Quantcast

Justicia retrasada en la vida y en la muerte


Muchas denuncias de muerte por abuso de menores se quedan irresueltas por meses

Jenifer McKim | New England Center for Investigative Reporting | 1/11/2016, 10:09 p.m.
Justicia retrasada en la vida y en la muerte

Este es el segundo artículo de la serie “Fuera de las Sombras”, una investigación en curso sobre abuso infantil y negligencia en Massachusetts.

Este artículo fue traducido por El Planeta para el New England Center for Investigative Reporting, una organización de noticias independiente y sin fines de lucro con sede en Boston University y WGBH News. La versión original fue escrita por la reportera Jenifer McKim.


Decenas de casos de niños de Massachusetts que podrían haber muerto por abuso o negligencia siguen sin resolverse desde hace años, pues las investigaciones se han paralizado debido a retrasos en la obtención de informes policiales y dificultades para determinar si las muertes fueron accidentales, naturales, o como resultado de un delito, según encontró el New England Center for Investigative Reporting.

La oficina de medicina forense del estado, que ha sido siempre criticada por retrasos en la realización de autopsias de adultos, es aún más lenta cuando se trata de niños, y toma un promedio de 242 días en encontrar una causa oficial de muerte en los casos de abuso y negligencia infantil. Los informes oficiales de resultados a veces toman más de tres años en completarse, según concluyó el New England Center for Investigative Reporting tras revisar 102 casos, incluyendo el caso de un niño de un mes de edad, quien murió en 2012 y cuya determinación de causa de muerte aún está pendiente.

Los casos no resueltos incluyen tres investigaciones de homicidios abiertos, y también muchos otros en los que el médico forense no pudo determinar si el niño fue asesinado deliberadamente o no. En más del 40 por ciento de los casos analizados, el informe del médico forense declaró la causa de la muerte como “indeterminada”. Mientras varios casos de asesinatos por abuso infantil han figurado en los titulares de los medios en Massachusetts —incluyendo la comparecencia del presunto asesino de la bebé de 2 años Bella Bond, cuyo cuerpo fue encontrado en una bolsa de basura en Deer Island—, familiares de otros niños cuyos casos de abuso recibieron menos cobertura mediática se preguntan si algún día se hará justicia.

“Hemos estado tratando de averiguar qué pasó. Esto ha estado sucediendo desde hace dos años”, dijo Sharon Crawford de la sección Whitinsville de Northbridge, quien dice que su hija llamó al médico forense en repetidas ocasiones, veces varias veces al día, para conocer noticias sobre el caso de su hijo Isaías Buckner, de 10 años, cuya muerte en 2013 había sido vinculada a abuso y negligencia por los trabajadores sociales. Pero cuando el informe del médico forense llegó finalmente, el 21 de octubre, la causa de la muerte fue catalogada como “indeterminada”, dejando a los fiscales penales poca información para seguir adelante.

“Sólo quiero justicia para mi nieto”, dijo Crawford. Los funcionarios estatales reconocen que la oficina de medicina forense ha estado plagada de retrasos, y en la actualidad tiene pendientes 1922 informes de autopsia acumulados entre 2011 y 2014. Daniel Bennett, secretario de la Oficina Ejecutiva de Seguridad Pública, dijo que su oficina está tratando de contratar más inspectores y otros empleados para reducir el atraso. “Hay fallas en el sistema”, dijo. El Estado, por ejemplo, no tenía acceso a un médico que pudiera examinar corazones infantiles desde hace casi un año, un problema que se resolvió en mayo. “La oficina de medicina forense ha estado saliendo poco a poco de un hoyo en los últimos dos años”, dijo.

Also of interest