Quantcast
0

Boston String Academy: enseñanza musical accesible a todos los niños

Una escuela de música inspirada por el modelo venezolano de “El Sistema”, funciona todos los días en Boston, para familias de bajos ingresos que buscan formación de calidad
Una de las hermanas Alvarez, fundadoras de Boston String Academy, dirigiendo un ensamble infantil de cuerdas

Una de las hermanas Alvarez, fundadoras de Boston String Academy, dirigiendo un ensamble infantil de cuerdas BSA

Desde que tenía 6 años he formado parte de alguna agrupación musical. Y puedo decir sin lugar a dudas que esa experiencia ha sido de las más significativas que he tenido en mi vida. Mientras participé, por muchos años, en un coro de niños en Venezuela, tenía compañeros de diferentes sectores sociales, razas y posturas políticas. Pero las diferencias entre nosotros se diluían por completo en las melodías que entonábamos. La directora siempre nos recordaba: “Para que el coro suene bien, todos tienen que escuchar a los demás”. De todos estos años me han quedado grandes amigos, y estoy segura que a todos nos ha marcado esa vivencia y nos ha ayudado a ser más disciplinados, sensibles, sencillos y en definitiva, mejores seres humanos.

La música es una herramienta muy poderosa de integración y desarrollo humano. No en vano el reconocido pianista y director musical Daniel Baremboin continúa con su exitosa orquesta Stiftung, conformada por jóvenes de Israel y Palestina en el West Bank, que tocan juntos y se han hecho amigos. A pesar de que se cuestiona como asignatura obligatoria en la escuela primaria, se sabe que la música fomenta valores tan importantes como la disciplina, la perseverancia o el trabajo en equipo, y desarrolla capacidades cognitivas y vínculos sociales muy importantes en la formación de los niños.

A nivel educativo, es un elemento que fomenta la cohesión social y genera oportunidades. Pero para muchos niños sin muchos recursos económicos, tocar un instrumento o cantar en un coro está fuera de sus posibilidades.

En Boston, hay varias alternativas para que los niños pertenecientes a sectores sociales desfavorecidos aprendan a tocar un instrumento musical. Una de ellas es Boston String Academy, una academia sin fines de lucro fundada por dos hermanas violinistas venezolanas, que se formaron en el prestigioso Sistema de Orquestas de Venezuela, mejor conocido como “El Sistema”, un modelo de enseñanza de la música que ha inspirado organizaciones en todo el mundo.

“El Sistema” es conocido por rescatar jóvenes en circunstancias de pobreza, del ambiente de abuso de drogas y el crimen al que podrían ser arrastrados, y enseñarles a tocar un instrumento musical.

Marielisa y Mariesther Alvarez estudiaron una maestría en ejecución instrumental en Boston Conservatory, y uno de sus profesores les inspiró a dedicarse a la docencia musical. En 2012 fundaron Boston String Academy, una escuela de música que ofrece clases de violín, viola y violonchelo a niños desde muy temprana edad. Además de lecciones privadas, también se agrupa a los estudiantes en ensambles musicales u orquestas.

“En Boston se consiguen muchas alternativas de clases individuales de muy alta calidad, pero son muy costosas. Nosotras quisimos ofrecer una experiencia no sólo individual sino también colectiva, y a un precio accesible”, explica Marielisa Alvarez, una de las hermanas detrás de este proyecto.

Las clases se imparten 5 días a la semana muy temprano en la mañana, o por la tarde, y los niños pagan de acuerdo con el ingreso anual de su familia. Hay niños que no pagan nada, y otros que pagan un precio modesto. La academia se financia a través de donaciones, y mantiene su estatus de organización sin fines de lucro.

En Massachusetts, esta no es la única escuela inspirada por El Sistema. De hecho, hay un nuevo programa creado por Longy School of Music llamado Sistema Side by Side que agrupa a alumnos de todos los diferentes programas inspirados en el Sistema en todo nuestro estado, para ensayos y actuaciones durante todo el año en Longy, compartiendo artil con estudiantes del conservatorio. Las hermanas Alvarez son también profesoras en este programa de Longy.

“Nos diferenciamos de otras escuelas inspiradas en El Sistema en que estamos comprometidos con la enseñanza de alta calidad. Queremos que aprendan bien, y tenemos altos estándares en nuestra escuela”, asegura Mariesther Alvarez. “Les exigimos a los niños porque a esa edad aprenden muy rápido, y cuando logran algo que antes les parecía difícil, eso les da mucha confianza en sí mismos y aprenden disciplina, compromiso y otros valores fundamentales para su desarrollo”.

Boston String Academy actualmente asiste a más de 70 niños en sus dos sedes de Downtown Boston y Allston. “Tenemos un grupo muy diverso de estudiantes. Hay latinos, asiáticos, americanos, afroamericanos”, comenta Marielisa. Estos niños tienen la oportunidad de recibir clases privadas, participar en ensambles musicales, tocar conciertos en público y asistir a clases magistrales con reconocidos profesores invitados.

Betty Francisco, una de las madres cuyas hijas asisten a BSA, asegura que este programa los ha transformado. “Ha enriquecido la educación de nuestros hijos, les ayudó a tener más confianza y los ha puesto en contacto con algunos de los mejores intérpretes de música clásica en el país”.

Por su parte Erika Finn, madre de tres estudiantes en el programa, opina: “Las profesoras tienen una dedicación y energía que se ve en todas las classes y conciertos que preparan. La educación que los estudiantes de BSA están recibiendo es más que música; es comunidad y conocimiento de una de las bellas artes”.


SOBRE EL SISTEMA EN VENEZUELA

En 1975 el maestro y músico venezolano José Antonio Abreu fundó el “sistema de acción social” a través de la música. Este programa es conocido por rescatar a jóvenes venezolanos en circunstancias extremadamente empobrecidas del ambiente de abuso de drogas y el crimen en el que de otra manera ellos probablemente serían arrastrados.

Este sistema utiliza la instrucción y la práctica de la música a través de coros y orquestas como instrumentos de transformación social y desarrollo humano.

Actualmente El Sistema cuenta con una red de 120 orquestas juveniles y 60 orquestas infantiles, con más de 400.000 jóvenes participando. Las orquestas han tocado en los escenarios más prestigiosos del mundo, dirigidas por famosos directores, y el modelo se ha replicado en el mundo entero.


BOSTON STRING ACADEMY

www.bostonstringacademy.org

(617) 780-6728

Oficina principal:

162 Boylston St. Studio 69

Boston, MA 02116

String Orchestra Program en downtown Boston

112 Shawmutt Ave. Suite 5B

Boston, MA 02118

String Orchestra Program en Gardner Pilot Academy

30 Athol St.

Allston, MA 02134