0

OPINIÓN: Haciendo Escuchar Nuestras Voces

"Para mí, fue una lucha. Como muchos niños en Lawrence, yo nací en la República Dominicana. Mi familia llegó a los Estados Unidos cuando yo tenía cuatro años de edad y cuando entré por primera vez"
Andreina Bernabe durante el lanzamiento del la campaña Great Schools Massachusetts en Lawrence.

Andreina Bernabe durante el lanzamiento del la campaña Great Schools Massachusetts en Lawrence.

Alzar nuestras voces es algo muy poderoso.

Para mí, fue una lucha. Como muchos niños en Lawrence, yo nací en la República Dominicana. Mi familia llegó a los Estados Unidos cuando yo tenía cuatro años de edad y cuando entré por primera vez en el sistema de escuelas públicas de Lawrence, estaba perdida. Ya que no hablaba mucho inglés, yo no entendía el material que debía estar aprendiendo en mis clases. Así que hice lo que muchos niños inmigrantes tienden a hacer:

Me quedé callada.

Luego entré en la Lawrence Family Development Charter School. Allí me di cuenta de lo enfocada que estaba la escuela en las necesidades de cada estudiante. Debido a mis dificultades aprendiendo inglés, una lucha que no fue atendida adecuadamente en la escuela pública tradicional que asistí antes, tuve que tomar clases especiales en mi escuela pública charter.

No fue fácil. En los primeros años tuve problemas con muchas de mis clases. Pero con la ayuda constante de mis maestros, empecé a encontrar mi voz y mejoré enormemente. En poco tiempo, estaba entre los mejores estudiantes de mi clase.

Puede que mi historia no sea única, pero con más de 1.800 niños actualmente estancados en listas de espera para escuelas públicas charter, y con más de 37.000 estudiantes en todo el estado, es una historia que creo que todas las familias de Lawrence deberían escuchar.

En nuestra ciudad, siete de cada diez estudiantes en el tercer grado no pueden leer a su nivel de grado. Nuestras calificaciones de matemáticas como ciudad no son mucho mejores. Con latinos como yo que componen el 90% de los estudiantes, sólo puedo imaginar cuántos niños más están en mi posición; cuántos estudiantes hay que están dispuestos a trabajar duro pero que tienen miedo de alzar sus voces.

Para familias como la mía, las escuelas públicas charter son una bendición. Con días escolares más largos y atención individualizada, las escuelas charter envían un mensaje claro a los estudiantes como yo:

Que les importamos. Que trabajando duro y con el apoyo de excelentes maestros, podemos lograr cosas increíbles.

Tuve suerte cuando entré en una escuela charter; literalmente gané la lotería de mi asiento en Lawrence Family Development. Pero demasiados estudiantes en Lawrence no son tan afortunados. Debido a un límite arbitrario, están estancados en listas de espera y atrasándose en sus estudios.

Es por eso que estoy apoyando a padres, maestros y otros ex alumnos de escuelas charter para eliminar estas limitaciones y para que cada familia en Lawrence que quiera mandar a su hijo a una escuela pública charter, pueda hacerlo.

Ninguna familia debería depender de la suerte para tener una buena educación. Es hora de apoyar a todos los niños de Lawrence y exigir acceso justo a escuelas públicas charter.

Ya sea padres o estudiantes, maestros o líderes comunitarios, es tiempo de organizarnos.

Es tiempo de alzar nuestras voces.

Andreina Bernabel es miembro fundador de Great Schools Massachusetts, una coalición que busca incrementar el acceso a escuelas públicas charter. Ella actualmente asiste Central Catholic High School en Lawrence.