0

Conmebol y Concacaf conservarán para 2018 y 2022 sus cupos mundialistas actuales

El presidente de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), Joseph Blatter, confirmó oficialmente que el Comité Ejecutivo de la organización decidió en su reunión de este sábado mantener el reparto de plazas por continente para los Mundiales de 2018 y 2022.

La Confederación Sudamericana (Conmebol), que temía perder medio cupo, mantiene por lo tanto los cuatro clasificados directos y la posibilidad de uno más mediante un repechaje, mientras que la Confederación de América del Norte, Central y Caribe (Concacaf), que aspiraba a subir a cuatro plazas directas, se quedará con 3,5, tres clasificados directos y otro posible mediante repechaje.

"Hemos decidido que las plazas por confederación para 2018 y 2022 se van a mantener sin cambios en su reparto y distribución", se limitó a explicar Blatter en una conferencia de prensa en la sede de la FIFA en Zúrich.

Además de los 4,5 lugares de Conmebol y los 3,5 de Concacaf, se mantienen las 13 plazas que corresponden a Europa, las 5 de África, las 4,5 de Asia y la 0,5 (clasificación a un repechaje) de Oceanía, además de la plaza que le corresponde al país anfitrión, Rusia en el caso de 2018 y Catar en 2022.

Europa pudo cumplir por lo tanto su objetivo de contar con 14 equipos en el Mundial-2018, el local Rusia y otros trece que buscarán su pase en las eliminatorias, cuyo sorteo tendrá lugar a finales de julio en San Petersburgo.

La noticia de que no iba a haber cambios en la distribución de los cupos mundialistas por continente ya había quedado insinuada en el Congreso de la FIFA el viernes, cuando Blatter, tras su reelección, dijo que el Mundial es "la joya de la organización" y que "no se toca", aunque sin referirse directamente a la cuestión de los cupos por confederaciones.

Napout lo avanzó

El presidente de la Conmebol, Juan Ángel Napout, avanzó el viernes, instantes después de la reelección de Blatter, que Sudamérica mantenía las cuatro plazas directas y el repechaje, y que el Comité Ejecutivo del sábado únicamente iba a oficializarlo porque era "una decisión tomada".

"La decisión está tomada. El Comité Ejecutivo está ahí, pero tenemos ya la palabra de todos de que el Mundial no se toca, que es lo que queríamos todos. No queríamos quitarle nada a nadie, simplemente jugar", explicó a los periodistas con una gran sonrisa.

Napout había insistido en que tenía la palabra no sólo del presidente Blatter sino de las personas que participan el sábado en el Comité Ejecutivo.

"No es solamente la palabra de Blatter. Es de Blatter y de todos los que pueden votar", aseguró.

No se equivocó y el Comité Ejecutivo, en el que Napout se estrenó como uno de los nuevos vicepresidentes de la FIFA, confirmó oficialmente este sábado el mantenimiento de los 4,5 para Sudamérica, después de que se hubiera especulado mucho con la posibilidad de perder el medio cupo y con ello el repechaje.

Ausencia de Hawit

En el caso de la Confederación de América del Norte, Central y Caribe (Concacaf) se continuará con 3,5 (tres clasificados directos y un repechaje para un eventual cuarto), con lo que no se cumplió la expectativa de elevar la cuenta a 4, una posibilidad que había verbalizado el propio Blatter en el Congreso de la organización, el pasado mes en Bahamas.

La Concacaf se encuentra además sumida en una importante crisis interna con los cambios en su cúpula directiva, después de que su entonces presidente Jeffrey Webb y el costarricense Eduardo Li, uno de los miembros de su Comité Ejecutivo, formaran parte de la lista de siete detenidos el miércoles en una operación anticorrupción en Suiza.

Ambos fueron expulsados de la Confederación hasta que se aclaren los hechos y el hondureño Alfredo Hawit fue designado presidente interino.

Hawit fue uno de los tres miembros del Comité Ejecutivo ausentes en la reunión del sábado, ya que regresó a su país "por motivos personales", según explicó Blatter.

Tampoco estuvieron el inglés David Gill, que este sábado confirmó su renuncia al puesto de vicepresidente como rechazo a la reelección de Blatter, ni el brasileño Marco Polo del Nero, que llegó a su país el viernes procedente de Suiza, sin participar en el Congreso de la FIFA, después del escándalo de corrupción que estalló el miércoles con la detención de siete directivos de fútbol en Zúrich, entre ellos su predecesor, Juan María Marín.

www.diariorepublica.com