0

¿Césped Tóxico? Crece Un Movimiento En Contra De La Grama Sintética

El Planeta presenta en exclusiva la versión en español de un trabajo de investigación del New England Center for Investigative Reporting
En Medway, un grupo pequeño pero fuerte de padres de familia están presionando para que se instalen letreros de advertencia cerca de canchas artificiales recientemente construidas. Los letreros advertirían sobre los supuestos riesgos a la salud que representan los gránulos de caucho que acolchonan las canchas de grama sintética.

En Medway, un grupo pequeño pero fuerte de padres de familia están presionando para que se instalen letreros de advertencia cerca de canchas artificiales recientemente construidas. Los letreros advertirían sobre los supuestos riesgos a la salud que representan los gránulos de caucho que acolchonan las canchas de grama sintética.

Este artículo fue traducido por Tibisay Zea para El Planeta y autorizado por el New England Center for Investigative Reporting, una organización de noticias independiente y sin fines de lucro con sede en Boston University y WGBH News. La versión original fue escrita por la reportera Jenifer McKim y Christina Jedra. Jenifer habla español y puede ser contactada en jmckim@bu.edu. Su cuenta de Twitter es @jbmckim.


Los campos de césped artificial, que son acolchados con neumáticos triturados reciclados y que cada vez son más buscados para cubrir complejos deportivos de Estados Unidos, están recibiendo serias críticas relacionadas con la salud.

La semana pasada en Swampscott, la alcaldía aprobó un proyecto para instalar un nuevo campo deportivo sintético con arena de sílice, un producto más caro que es promocionado como una alternativa no tóxica a los pequeños perdigones de goma o migas de caucho, presentes en miles de campos artificiales en Massachusetts y toda la nación.

En Medway, un pequeño pero influyente grupo de padres está presionando para instalar señales de advertencia cerca de los campos de césped artificial que informen a los padres sobre los presuntos riesgos sanitarios que tienen las piezas de goma tamaño hormiga que amortiguan el césped sintético brillante.

Y en Concord, más de 750 residentes asistieron a una acalorada reunión comunitaria en abril para debatir un plan para suspender por dos años el uso del césped artificial. La batalla la perdieron los opositores de las migas de goma, pero al menos abrieron el debate y dejaron a muchos con energía para empujar un referéndum estatal.

Cada vez más ciudades de Massachusetts –y de muchos lugares en todo el país– están debatiendo costosos planes para construir nuevos campos de césped artificial o remodelar los antiguos, y los entusiastas del deporte que defienden los campos verdes y brillantes por su durabilidad y fácil mantenimiento se están preparando para una nueva oposición a la miga de caucho, compuesta por padres de jugadores jóvenes de fútbol, lacrosse y fútbol americano.

Los gránulos, compuestos por trozos de neumáticos triturados, se utilizan para amortiguar los campos y anclar el césped sintético, y pueden contener conocidas sustancias cancerígenas como el arsénico o el benceno, y otras también nocivas como el plomo, según un informe de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés).

A medida que aumenta la oposición, algunos también consideran que el uso del caucho para hacer césped traería un problema serio de basura, y se preguntan qué van a hacer las ciudades con las miles de libras de neumáticos triturados si el asunto llega a un punto de inflexión. El impulso de la preocupación ha llevado al congreso de California a considerar una legislación que prohíbe el uso de fondos estatales para construir nuevos campos con neumáticos reciclados, y que requiere que pueblos y ciudades examinen alternativas más limpias antes de lanzar un nuevo proyecto. El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles y el Departamento de Parques de la ciudad de Nueva York ya han dejado de construir nuevos campos con polvo de neumático, basándose en preocupaciones sobre el contenido de plomo.