0

La Diabetes no es una sentencia de muerte o una razón para sentirse culpable

La doctora Sonia Ananthakrishnan (IZQ.), especialista en endocrinología, diabetes y nutrición, es profesora asistente en la escuela de Medicina de Boston University (Boston Medical Center)

La doctora Sonia Ananthakrishnan (IZQ.), especialista en endocrinología, diabetes y nutrición, es profesora asistente en la escuela de Medicina de Boston University (Boston Medical Center)

En contraste con lo que se cree comúnmente, la diabetes no solo tiene como causante el estilo de vida y alimentación; también existe un componente hereditario, y el paciente no debe sentirse culpable sino buscar la atención adecuada.

Tuvimos la oportunidad de conversar con la doctora Sonia Ananthakrishnan, especialista en endocrinología, diabetes y nutrición en Boston Medical Center, quien nos explicó las causas de esta común enfermedad y el por qué de su incidencia en la comunidad Latinoamericana.

“Lo primero que tenemos que entender es que la diabetes no es algo que tienes un día y desaparece al siguiente”. La diabetes, contrario a lo que muchos pacientes piensan, es una enfermedad silenciosa que se desarrolla con el tiempo y mucho antes de su diagnóstico. Y además, sus primeros síntomas tienden a ser imperceptibles.

Los chequeos médicos regulares y el monitoreo de nuestro estilo de vida y alimentación son claves fundamentales en la prevención y el tratamiento esta enfermedad.

Antes de ir al médico es importantísimo hacer un checklist en el que el paciente considere:

1.La presencia de un miembro de su círculo familiar que padezca esta enfermedad. Las posibilidades de padecer de diabetes en el futuro se incrementa en un 60% en estos casos.

2.Una evaluación sincera de nuestros hábitos alimenticios. ¿Llevas una dieta balanceada o tu consumo de carbohidratos, grasas y azúcares es alta?

3.Un diagnóstico sincero del ejercicio. ¿Cuál es tu nivel de actividad física?

4.¿Tienes los siguientes síntomas?: fatiga, pérdida de peso repentina, sed o necesidad frecuente de orinar. Si tu tienes un checkmark al lado de uno o más de estos puntos, es recomendable que se lo digas a tu médico al momento de la evaluación.

Según su experiencia, la Dra. Sonia Ananthakrishnan nos explica que la diabetes es un problema muy común en la cultura latina y por lo general su causa tiene más que ver con los alimentos que consumimos y la cantidad de ejercicio que hacemos.

Un mito que hay que desmentir es pensar que la única forma de combatir la diabetes es eliminando el consumo de azúcar. Mucha gente no lo sabe, pero los carbohidratos, incluso naturales, son perjudiciales e interrumpen el procesamiento del azúcar en la sangre.

La cocina latina es rica en tortillas, arroz, maíz y papa y lamentablemente el consumo excesivo de estos ingredientes en nuestro día a día es una de las causas de la incidencia de diabetes en la comunidad latina.

Otro de los datos curiosos que encuentran los doctores es que hay más casos de diagnóstico de diabetes en mujeres que en hombres. Esto no necesariamente significa que las mujeres son más propensas a sufrir de diabetes. Por el contrario, esta incidencia se debe al hecho de que los hombres no se hacen chequeos médicos tan frecuentemente como las mujeres.

Ejercitarse es clave: “Cuando caminamos aunque sea por un corto tiempo, nuestro cuerpo se habitúa a procesar el azúcar de la manera correcta” La Dra. Ananthakrishnan también destacó la importancia de monitorear nuestro peso. ¿Por qué? Tener sobrepeso significa que tenemos más depósitos de grasa en nuestro cuerpo. Si tenemos más grasa, la hormona de la insulina es propensa a actuar de manera insuficiente, el resultado: diabetes.

¿Qué es exactamente la diabetes?

La diabetes es una afección crónica que se desencadena cuando el organismo pierde su capacidad de producir suficiente insulina o de utilizarla con eficacia. La insulina es una hormona que se fabrica en el páncreas y que permite que la glucosa de los alimentos pase a las células del organismo, en donde se convierte en energía para que funcionen los músculos y los tejidos. En conclusión, la enfermedad se da cuando el azúcar se queda en la sangre en lugar de ir a los órganos de manera adecuada. Es por esa razón que la forma de diagnóstico más común es mediante una evaluación sanguínea en la que se monitorean los niveles de azúcar en misma. Existen 3 tipos de diabetes:

-Gestacional: se da únicamente en el embarazo y no es de carácter crónico.

-Tipo 1: está causada por una reacción autoinmune, en la que el sistema de defensas del organismo ataca las células productoras de insulina del páncreas.

-Tipo 2: La diabetes tipo 2 es el tipo más común de diabetes y suele aparecer en adultos. El organismo puede producir insulina pero, o bien no es suficiente, o el cuerpo no responde a sus efectos, provocando una acumulación de glucosa en la sangre.

Del 100% de personas que sufre esta enfermedad, tan solo el 5% son niños. El 95% de los afectados son adultos y el tipo de diabetes más común es el tipo 2 que básicamente es inducida y tiene que ver con el estilo de vida y la alimentación.

¿Dónde puedo conseguir ayuda?

El primer paso que la doctora Ananthakrishnan nos recomienda es hablar con nuestro médico de cabecera. Ella también nos explicó el papel de su propia especialidad (endocrinología) en la diagnóstico de la diabetes. El endocrinólogo es el especialista que se encarga de trabajar con las hormonas y las glándulas. “Las hormonas son sustancias que le dicen a los órganos cómo funcionar”. En el caso de la diabetes, la insulina es la hormona que hace que el azúcar que consumimos vaya a los órganos de manera adecuada y se transforme en energía positiva para la maquinaria que es nuestro cuerpo funcione como debe ser.

Una de las cosas que debemos tomar en cuenta es la importancia del tratamiento.

“El tema de la diabetes no se acaba en su diagnóstico; una persona que ha padecido de esta enfermedad por mucho tiempo es propensa a desarrollar otras complicaciones como por ejemplo problemas de la vista, los riñones o el corazón”.

Es fundamental entender que la diabetes puede tener repercusiones a nivel psicológico: “Nuestros talleres y especialistas también incluyen este tipo de atención por medio de case managers y trabajadores sociales”, dice Ananthakrishnan.

En cuanto a una posible cura para la enfermedad, la doctora se mostró optimista ante los avances de la medicina y la existencia de estudios que se centran en propósito. La realidad es que no es un hecho aún y por eso debemos trabajar en conjunto con las herramientas que tenemos.