Quantcast
0

Comisión contra abusos sexuales de la iglesia se reunió por primera vez

El Cardenal de Boston, Sean O’Malley, es el presidente de la comisión
Cardenal Sean O'Malley

Cardenal Sean O'Malley

Del 6 al 8 de febrero se reunió por primera vez la Pontificia Comisión para la tutela de menores en el Vaticano, que fue conformada en diciembre de 2013 para manejar el tema de los abusos sexuales por parte de miembros de la iglesia católica.

El presidente de esta comisión es nuestro cardenal local Sean Patrick O'Malley, quien dijo en una conferencia de prensa en el Vaticano que el objetivo es "preparar a la Iglesia para responder cuando los religiosos no cumplan con sus obligaciones" y, sobre todo, "prevenir que se den estas situaciones".

La comisión trabajará para desarrollar programas de formación a miembros de la Curia y a nuevos obispos, y establecerá un Día de Oración en honor a las víctimas de abusos sexuales por parte de religiosos.

En la primera jornada de trabajo, la comisión estableció el objetivo de "preparar a la Iglesia para responder cuando los religiosos no cumplan con sus obligaciones" y sobre todo, "prevenir que se den estas situaciones", informó O'Malley.

En su opinión, "en el pasado se han cometido muchos errores que han causado dolor a las víctimas y a sus familiares. Hay que evitar que estos errores se sigan cometiendo y hacer de la Iglesia y del mundo un lugar más seguro para los niños".

El cardenal de Boston se mostró tajante en lo relativo a los casos de pederastia por parte de religiosos y defendió la "tolerancia cero" al respecto. "Es necesario que haya consecuencias" si se conoce la existencia de estos abusos, consideró O'Malley, quien subrayó que la Iglesia tiene que disponer de "procedimientos para poder actuar" en esos casos.

Además, la comisión estudia establecer un Día de Oración dedicado a "aquellos que han sufrido daños por abusos sexuales”.

Éstas son algunas de las primeras medidas que pondrá en marcha la comisión y que subrayan la "responsabilidad" de la Iglesia, sacudida por escándalos de pederastia, "por trabajar en la sanación espiritual" y por "concienciar a la comunidad católica acerca de la lacra que suponen los abusos a menores".

O Malley también pidió que aquellos que sufren o han sufrido situaciones de abusos las "pongan en conocimiento de las autoridades" y no guarden silencio para evitar que se sigan produciendo. Asimismo, abogó por que existan "religiosos de confianza" a los que los menores puedan acudir para revelar que son víctimas de acoso.