Quantcast

Estamos con Jorge Ramos (Y usted también debería)


Frank Sharry, director ejecutivo de America's Voice | 8/26/2015, 4:08 p.m.
Estamos con Jorge Ramos (Y usted también debería)
Jorge Ramos |

“Esto es personal, y esa es la gran diferencia entre los medios en español y la prensa convencional, porque él está hablando sobre nuestros padres, nuestros amigos, nuestros hijos y nuestros bebés”

Jorge Ramos, Univision


Luego del enfrentamiento entre Jorge Ramos, de Univision, y el precandidato presidencial republicano favorito, Donald Trump, hay mucho debate sobre por qué ocurrió y lo que significa. Compartimos enseguida la posición de Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, al respecto:

No restemos importancia a esto. Donald Trump no solamente tiene una posición de línea dura en inmigración. Está haciendo un llamado a la deportación masiva de 25% de la población latina del país. Llama a la redada de 11.3 millones de inmigrantes indocumentados y 4.5 millones de sus hijos nacidos en Estados Unidos. Está llamando a revertir la garantía de la ciudadanía por nacimiento incluida en la Enmienda 14, uno de los mayores triunfos de nuestra nación en la búsqueda de igualdad ante la ley para todos los estadounidenses. Como lo muestra el reciente crimen de odio en Boston y la aparición de apoyo nacionalista blanco y neo nazi, Trump está fomentando un ambiente para demonizar y deshumanizar a 55 millones de latinos debido a su apariencia o la forma en que hablan, aun cuando sus familias han estado aquí durante siglos.

Trump afirma que sólo habla de los "ilegales" y de "bebés ancla", no de los latinos "buenos" que "aman a Trump". Que se lo diga a los millones de niños latinos que ahora temen que su derecho a la ciudadanía constitucionalmente protegido en Estados Unidos podría estar amenazado. Que se lo diga a las millones de familias inmigrantes trabajadoras con hondas raíces en Estados Unidos, pero que ahora están profundamente preocupadas de que podrían ser sujetas a una americanizada versión de limpieza étnica. Que se lo diga a los 55 millones de latinos en Estados Unidos cuyas contribuciones al país que aman están siendo ensombrecidas por el espectro de un aumento significativo en el trato discriminatorio y el perfil racial.

“Es momento de que los estadounidenses de buena fe hagan frente a este ataque repulsivo y racista hacia una sexta parte de nuestra nación. Es hora de luchar por los mejores ideales de Estados Unidos y no ceder ante sus peores instintos. Es momento de que los estadounidenses dignos de cualquier ámbito denuncien la forma de utilizar como chivo expiatorio a todo un grupo de nuestros compatriotas.

Eso fue lo que hizo Jorge Ramos. Se levantó y exigió que su voz y la de millones de latinos fuese escuchada. Debido a sus acciones, fue sacado por la fuerza de una conferencia de prensa en un país que se enorgullece de tener una prensa libre. Luego de ser retirado de la conferencia de prensa, uno de los seguidores de Trump le dijo "vete de mi país". Ramos contestó tranquilamente, “soy ciudadano”. Al final, se le permitió regresar a la sala y le fue posible llevar a cabo un irritado intercambio de palabras con Trump, pero no sin antes haber sido señalado como un problema, o como lo otro que le dijeron, que debería "regresar a Univision".

A Jorge Ramos le decimos gracias por estar del lado de millones de latinos, millones de inmigrantes y millones de estadounidenses que creen en una sociedad incluyente en la que se garantiza la dignidad y se trata con igualdad sin importar el color de tu piel, el lugar donde naciste o el acento con el que hables.

A Donald Trump le decimos que debería darle vergüenza por agitar pasiones nacionalistas y hostilidad racial a fin de satisfacer su desenfrenado narcisismo.

Y a todos esos expertos y especialistas de los medios informativos para los que esto ha sido sólo teatro, y a los estadounidenses de todos los ámbitos de la vida, les decimos que esto no es una broma. Trump nunca ha sido gracioso con aquellos que ha atacado. Es peligroso. En lugar de celebrarlo, deberían enfrentarlo. Porque lo que está en juego no es sólo la contienda por la nominación, sino el tipo de sociedad que somos y queremos ser.

Also of interest