0

Los latinos trabajamos más y también ganamos más

La industria de la construcción tradicionalmente emplea a un gran número de latinos en Estados Unidos.

La industria de la construcción tradicionalmente emplea a un gran número de latinos en Estados Unidos.

Buenas noticias para nuestra comunidad: los latinos, a diferencia del resto de las minorías y del universo de trabajadores de Estados Unidos, hemos logrado un aumento sustancial en nuestros ingresos lo cual ha contribuido a que baje la tasa general de pobreza en el país.

De acuerdo con un estudio del PEW Research Institute, los latinos somos el grupo étnico en los Estados Unidos que ha experimentado una baja significativa en sus niveles de pobreza recientemente.

De hecho, la baja registrada ha sido de un 25.6 por ciento en el 2012 a un 23.5 en el 2013, según el Census Bureau. En otras palabras, de 2012 a 2013 el número de latinos que vivían en pobreza disminuyó de 13.6 millones a 12.7 millones, y a pesar o quizás debido a que la población de hispanos aumento en un millón de personas en ese mismo año (quizás por inmigración calificada).

En el resto de la población de Estados Unidos, los cambios en los niveles de pobreza no tienen impacto estadístico, lo que le da a nuestros logros una significación especial.

También, desde el punto de vista de los ingresos, somos el único grupo racial que ha logrado un aumento promedio de 3.5% para lograr un salario promedio anual de $40,963 al año, mientras que los blancos, negros y asiáticos no registraron aumentos estadísticamente significativos en sus ingresos.

Una explicación adicional para la baja en los niveles de pobreza no es solo el aumento salarial sino la disminución en los niveles de desempleo. Desde finales de 2011 a finales de 2013 el desempleo de los latinos bajó de un 11.3% a un 8.8 %.

Hay que destacar que los nuevos inmigrantes latinos al Mercado laboral de Estados Unidos, sobre todo aquellos que vienen de Argentina y Venezuela, tienen niveles de educación más altos y dominan mejor el idioma inglés.

Pero lo cierto es que estamos dando un ejemplo de trabajo, dedicación, capacidad y valores fundamentales al resto del país que hemos escogido como nuestra segunda patria. Que lo sepan nuestros representantes en el Congreso, en la gobernación, en Beacon Hill y en la Casa Blanca.