Quantcast

La importancia de la lactancia materna


Este tema se ha vuelto un poco complicado para las madres de hoy que tienen trabajo y responsabilidades fuera de casa

Dr. Carlos G. Cruz H. | 4/1/2014, 2:22 p.m.
La importancia de la lactancia materna

Uno de los aspectos más importantes en la nutrición del ser humano es precisamente la lactancia materna porque con el advenimiento de los tiempos modernos y el “corre-corre” de la vida este tema se ha vuelto un poco complicado para las madres de hoy que tienen trabajo y responsabilidades fuera de casa.

En consecuencia, como sustituto de la leche materna a través del tiempo han surgido numerosas alternativas de fórmulas lácteas que intentan suplir la leche natural que tienen las madres. Y decimos "alternativas" porque a pesar de que realmente son buenas nunca será igual que un recién nacido se alimente con las fórmulas lácteas fabricadas que usar la leche materna ya que los beneficios de la misma son insuperables.

Uno de los aspectos más importantes de que el niño sea alimentado a través de la leche materna es que la misma le otorga factores de defensa importantísimos para su vida futura.

La Dra. Gabriela Juéz García escribió un artículo interesante al respecto y sobre este tema de las defensas naturales y dice que: "La presencia de inmunoglobulinas, lactoferrina, lisozima y células linfocíticas vivas en la leche materna produce una protección local y general contra las infecciones. La leche materna, como órgano vivo, trasplanta en el niño menor la experiencia inmunológica de su madre adulta. El recién nacido recibe inmunoglobulinas de la clase IgG a través del transporte placentario, pero las produce lentamente en los primeros meses, debido a la menor función de sus linfocitos T y B. Presenta, además, un déficit relativo de IgA, y de SIgA (inmunoglobulina IgA secretora). Por esta razón, es dependiente de la inmunidad que recibe de la madre a través de la leche materna”.

En su artículo, la Dra. Juéz García explica que la leche materna aporta al niño inmunoglobulinas IgG e IgM y, especialmente, SIgA, el anticuerpo dominante y que se sintetiza en la glándula mamaria. Cuando el niño recibe su dosis diaria de inmonoglobulinas en la leche materna, el bebé está llevando a su cuerpo un compuesto que se une a bacterias, virus y antígenos para construir defensas. Según apunta la doctora, estos anticuerpos protegen contra E. coli, Salmonella, B. Pertussis y virus Polio.

Además en ese artículo se enfatiza que la leche materna proporciona también mecanismos de defensa inespecíficos (lactoferrina y lisozimas) y células vivas que llevan información inmunológica de la madre adulta a su hijo: linfocitos T y B que colonizan los órganos hematopoyéticos del lactante.

La doctora Juéz García concluye: “En resumen, la leche materna contiene los siguientes factores de defensa: anticuerpos, receptores análogos, lactoferrina, lisozima y leucocitos, que están representados por macrófagos, granulocitos y linfocitos T y B, cuyo rol biológico es desconocido. La barrera intestinal del lactante madura anatómica y funcionalmente durante los primeros meses de vida, impidiendo el paso de bacterias y antígenos en edades posteriores. La leche materna brinda protección pasiva y acelera la maduración, mediante los moduladores de crecimiento".

Adicionalmente a ello la leche materna tiene un gran componente económico en el núcleo familiar ya que no cuesta nada a diferencia de las fórmulas lácteas. Por otro lado la lactancia materna debe ser ejecutada durante los primeros 6 meses de vidas del infante y los especialistas hablan de que en ese período los bebés sólo necesitan de ella y ningún otro alimento, por lo que invitamos a todas las madres para que se animen a realizar ésta sana práctica que le ofrecerá a sus hijos una gran cantidad de ventajas sobre quienes no la usan.

Para finalizar nosotros damos siempre nuestra recomendación de que todo paso en materia de salud debe ser consultado previamente con su médico de confianza y en el caso de los niños usted debe hablar con un pediatra.

Also of interest