Quantcast
0

Los Inmigrantes No Son el Enemigo

Muchos en los Estados Unidos piensan que los inmigrantes no pagan impuestos, abusan del sistema, no son educados y causan problemas, y por esta razón muchos inmigrantes, ya sea que tengan documentos o no, viven marginados bajo la sombra de estas acusaciones. Sin embargo, varios estudios han demostrado que los inmigrantes contribuyen positivamente a esta sociedad. La mayoría paga impuestos y de hecho robustecen la economía del país de diversas formas. Aunque siempre hay estereotipos basados en algunas experiencias negativas a causa de algunos inmigrantes que reciben ayuda social o han cometido algún tipo de crimen, esto no quiere decir que la mayoría o todos los inmigrantes hagan lo mismo. Es importante erradicar estos mitos sin fundamento que oscurecen la vitalidad de personas que contribuyen a este país, un país que ha sido construido por inmigrantes.

En primer lugar los inmigrantes, sin importar su origen, no solo contribuyen a la economía del país realizando trabajos que nadie más quiere hacer, sino que ocupan también cargos públicos y privados que requieren todo nivel de educación, son además empresarios creadores de miles de fuentes de trabajo y hay muchos inmigrantes con mentes brillantes que contribuyen en el campo científico y académico. Por ejemplo, en un estudio realizado por el Instituto de Investigación por la Inmigración (Institute for Immigration Research) de la Universidad George Mason se descubrió que desde 1906, de todos los Premios Nobel conferidos en los Estados Unidos, 32% han sido entregados a inmigrantes radicados en este país. De hecho, en la reciente entrega de Premios Nobel a estadounidenses, cuatro de nueve galardones recayeron en manos de inmigrantes. Este es un número importante y significativo, pero no sorprendente cuando 40% de todos los estudiantes en carreras de ciencia y tecnología a nivel de maestría y doctorado en este país son personas extranjeras.

Con respecto al tema de impuestos, en 2009 un estudio del Centro de Políticas de Inmigración (Immigration Policy Center) en Washington, D.C. encontró que los inmigrantes contribuyen más a las arcas estatales y locales de lo que sacan. Las estadísticas de varios estudios muestran que los inmigrantes pagan todo tipo de impuestos - impuestos federales, de seguridad social, estatal y local, a la empresa, sobre la propiedad, sobre consumos específicos, además de impuestos incorporados en ventas y comidas. Además la mayoría de inmigrantes indocumentados contribuyen al sistema porque tienen números asignados o porque usan documentos falsos que de cualquier manera requiere el pago de impuestos. El IRS estima que entre el 70 al 75% de la población indocumentada paga impuestos de seguro social y esos pagos son un beneficio neto al sistema de alrededor de $7 billones al año, de los cuales los inmigrantes indocumentados no recibirán crédito para futuros pagos del Seguro Social a pesar de que aportaron al sistema.

El idioma puede ser sin duda un factor limitante para muchas personas que vienen a los Estados Unidos y no hablan inglés, pero hay varios programas gratuitos del gobierno y privados dedicados a la enseñanza de este idioma para ayudar a los inmigrantes. Aquí en Massachusetts hay varios centros, entre estos está el Immigrant Learning Center, ILC (Centro de Aprendizaje de Inmigrantes) en Malden que es un instituto que se enfoca en la enseñanza de inglés, pero que además financia estudios sobre inmigración y se dedica a clarificar estereotipos erróneos para así fomentar un ambiente favorable y justo para los inmigrantes. Tuve la oportunidad de conversar con Karen Glover, Directora de Comunicación del ILC, para entender mejor sobre su organización.

-¿Qué hace exactamente el ILC (Immigrant Learning Center)?


Nosotros ayudamos de diversas maneras a inmigrantes y refugiados a ser miembros productivos de la sociedad; la primera es con nuestras clases gratuitas de inglés, que ya tienen 20 años; con clases de ciudadanía, y también con nuestro instituto de educación pública, y es aquí donde educamos a la gente en general de todos los beneficios de tener inmigrantes en el país.

-¿Con cientos de estudiantes registrados y una lista de espera inmensa, no ha habido más apoyo del gobierno para ayudarlos a expandir? 


Nosotros recibimos alrededor de 20% de nuestro financiamiento del sector público, incluyendo fondos del Departamento de Educación Elemental y Secundaria de Massachusetts, pero nosotros intencionalmente buscamos financiamiento de entidades privadas porque eso nos permite tener una programación más flexible, receptiva y eficaz. Por ejemplo, nuestro programa de alfabetización es financiado completamente por fuentes privadas, y esto es para estudiantes que tienen desafíos educativos, ya sea porque no tuvieron mucha educación en su propio idioma o por otras razones... Entonces podemos ser increíblemente flexibles y personalizar las clases a las necesidades de esos estudiantes, ya que esos fondos no son públicos.

-¿De esa forma son más independientes?


Si, correcto. Es buenísimo tener financiamiento público pues eso nos permite educar más estudiantes, pero también buscamos financiamiento privado para poder tener otras clases, programas que sean adecuados para las necesidades de otras personas.

-¿El ILC ofrece información que expone varias ideas erróneas sobre los inmigrantes, exactamente qué hacen para promover esta información y qué puede hacer la gente para ayudar?


Primero financiamos investigaciones y estudios, y hacemos lo mejor para transmitir ese mensaje. Tenemos nuestra página www.ilctr.org, Facebook, Twitter, y también colaboramos con la prensa para diseminar esta información, además organizamos y participamos en varios eventos. Por ejemplo, nosotros nos asociamos con MIRA (La Coalición de Inmigrantes y Refugiados de Massachusetts) para el mes anual del Emprendimiento Inmigrante (del 14 de octubre al 14 de noviembre). Este es el tercer año que el gobernador lo anuncia. Nosotros ayudamos en esto y también tenemos nuestra celebración para reconocer empresarios inmigrantes exitosos (Immigrant Entrepreneur Awards Dinner). Mucho de nuestro trabajo se enfoca en empresarios inmigrantes pues es fácil ver los beneficios cuando vienen a este país y crean negocios y puestos de trabajo. En la primavera buscamos nominaciones, así que la gente puede nominar a empresarios inmigrantes y correr la voz.

-¿Hay algún inmigrante que haya estudiado en el ILC y que ahora sea un caso ejemplar?


Oh, sí. Absolutamente. Nuestros estudiantes son increíbles. Las cosas que ellos hacen para ser exitosos son muchas, pero lo logran. Por ejemplo Sandra, de El Salvador, quién vino donde nosotros a aprender inglés y ahora tiene dos negocios en Everett; tiene un restaurante y un mercado. 
Sandra llegó a Massachusetts y comenzó a buscar clases de inglés inmediatamente. Cuando el ILC la llamó para comenzar, saltó de alegría. Por tres años estudió en el ILC y tenía dos trabajos. Dormía unas pocas horas cada noche. Su objetivo era volver a tener una casa y montar un negocio propio antes de traer a sus hijos aquí. A pesar de que le tomó siete años iniciar su negocio, sus hijos llegaron después de sólo cuatro. Ahora dos de sus hijos están estudiando en la Universidad de Massachusetts y el tercero aplicando a la facultad de medicina.

-Encuentro interesante las clases de teatro que ofrecen a sus estudiantes. ¿Cómo sucedió esto?


Kathleen Klose quien ahora administra nuestro programa de alfabetización comenzó esto. Un grupo de estudiantes estaban motivados a contar sus historias, y Kathleen con experiencia en teatro ayudó a desarrollar esto. Así que junto a los estudiantes escribieron y montaron una obra y Kathleen se dio cuenta que esto no solamente era una forma de que los estudiantes practiquen su inglés pero también de que compartan la experiencia migrante con la audiencia.

-Con respecto a la educación del público sobre los inmigrantes, sobre todo después del 11 de septiembre, ¿qué tan efectivos han sido sus esfuerzos para erradicar mitos?


Hemos tenido un impacto positivo, pero hay mucho por hacer. Nuestra fundadora, Diane Portnoy, creó este programa pues parecía que lo único que se escuchaba antes sobre los inmigrantes eran historias negativas. Ahora hay un poco más de balance, pero todavía hay bastantes cosas negativas. Sí se escucha comentar que los inmigrantes son favorables y nosotros somos un recurso para ese tipo de información. Desafortunadamente hay muchísimo más trabajo por hacerse. Todavía hay mucha gente que tiene la información incorrecta o está completamente desinformada sobre los inmigrantes. Además hay otros que están activamente promoviendo información incorrecta y necesitamos contrarrestar esto.
------------------------------------------------------------------------------------
El aporte del ILC a los inmigrantes de Massachusetts es invaluable y positivo, y todo gracias a dos mujeres, Diane Portnoy y Joan Broude, quienes entendieron la importancia de ayudar a los inmigrantes para que estos puedan prosperar. Así como otros visionarios, ellas se dieron cuenta que en vez de ver a los inmigrantes con escepticismo y como una amenaza, es importante verlos como personas que brindan invaluables recursos y diversidad a la sociedad. Como inmigrantes o hijos de estos debemos educar y correr la voz sobre nuestros aportes. Es importante también respetar, tolerar y ayudar a otros inmigrantes de diferentes pueblos. Solamente apoyándonos y entendiéndonos entre inmigrantes podremos lograr que todos nos respeten y acepten, y que los estereotipos y mitos terminen de una buena vez.