0

Acusan a colombiana de robar envíos de dinero

La familia de Raúl Londoño en Colombia lleva más de tres semanas esperando.

Y aún no reciben los casi $3,000.

A pasos de la estación Maverick del MBTA en East Boston, existe una agencia de envíos de carga y dinero a la cual Londoño frecuentaba para enviar dinero a su hermana, Mariela, en Colombia.

Típicamente, el envió se demora 15 minutos, dijo Londoño, de 41 años.

Pero esta vez, Londoño dijo que Nutibara Envios no ha cumplido la promesa de depositar el dinero en la cuenta de Mariela. Una transacción que fue hecha en la tarde del 30 de agosto.

Desde entonces, Londoño alega que la dueña del negocio le ha dado largas, falsas excusas y últimamente ha comenzado a evadirlo al no responder llamadas ni abrir la puerta de la oficina.

Gloria Patricia Betancur, dueña de Nutibara Envios no pudo ser contactada para este artículo tras numerosos intentos de parte de El Planeta.

Esta semana, la puerta de su oficina en 148 Maverick Street permaneció cerrada con una verja de metal que cubre toda la puerta. Un candado también asegura la puerta, aún cuando un rótulo rojo que dice que la tienda esta "Abierta" cuelga por dentro.

Por varias horas, Betancur no llegó a la tienda, aún durante típicas horas de trabajo. El buzón de correspondencia colocado cerca de la puerta lucía lleno de sobres.

Betancur tampoco contestó llamadas hechas a su negocio y celular. Una vecina del negocio manifestó no saber nada sobre Betancur, pero mencionó que desde hace una semana no la ve.

Varios intentos por localizar a Betancur en su domicilio de East Boston tampoco fueron exitosos. Una vecina mencionó que hace un mes que no ve a Betancur, y no sabe dónde está.

Londoño, originario de Colombia, vive en Allston junto a sus dos hijas y esposa. Él trabaja por lo menos 40 horas a la semana en construcción en el vecindario de Brighton, y también es supervisor del edificio donde vive, dijo.

"Me siento robado, me siento estafado, me siento de todo", dijo Londoño. "Yo trabajo duro, no le hago daño a nadie para conseguir el dinero que envió".

Londoño dijo que él era cliente usual de Betancur, mandando dinero alrededor de cuatro o cinco veces al año a su familia en Colombia.

Él empezó a usar la agencia Nutibara Envios hace aproximadamente seis años y nunca antes había tenido problemas, dijo.

Londoño añadió que hace como dos meses, Betancur lo llamó para preguntarle por qué no había pasado por la oficina en los últimos días a poner dinero.

"Se me hizo un poco extraño porque ella nunca me había llamado para enviar dinero", dijo Londoño, quien recordó haber recibido la llamada una noche mientras veía televisión en la sala junto a su esposa.

"Yo le dije, Â'no tengo dinero para enviar ahorita, no necesito enviarÂ'", relató Londoño.

Debido a una necesidad financiera de su familia en Dos Matías, Colombia, Londoño acudió a la agencia Nubitara Envios el 30 de agosto para enviar $2,740.38; Londoño entregó a Betancur un total de $2,850, incluyendo la cuota de $109.62 que pagó por la transferencia.

"Al día siguiente llamé a mi hermana y me dijo que no había nada, la llamé todos los días y nada", subrayó Londoño.

Mientras que El Planeta buscaba a Betancur esta semana en su oficina, otro cliente llegó al lugar y esperó a Betancur por varios minutos. El cliente, quien prefirió no dar su nombre, dijo que hace 15 días él fue a poner $400 para sus familiares en Medellín, Colombia. Hasta la fecha, su familia en Colombia no había recibido el dinero.

"He venido a buscarla varias veces, pero hasta ahora me doy cuenta que está en problemas", dijo el cliente, originario de Colombia.

Según otras personas que estaban congregadas afuera de la oficina esta semana, más de 15 personas han pasado a buscar a Betancur, incluyendo personas que comentaron haberle hecho préstamos de miles de dólares.

John Montoya, 51, oriundo de Colombia, dijo no ser cliente d