0

Telenovela mexicana aborda abiertamente el 9 de septiembre

Isabel sanmillán se encontraba en una de las torres gemelas del World Trade Center en la mañana del 11 de septiembre de 2001. Su familia vio por televisión cuando un avión se estrelló contra el edificio. La dieron por muerta.

Una década después, gracias a su hija Camila, Isabel se encuentra de vuelta en México, sin recordar que en realidad es una fotógrafa fundadora de un periódico, cuyos empleados no dan crédito a su insólito regreso.

La historia de Isabel parecería un milagro surgido de los escombros de las torres en Nueva York, pero se trata de la premisa de

"El 8avo Mandamiento", una telenovela mexicana cuya trama se desarrolla a partir del 11/9.

"Era un marco no solamente poderosamente simbólico, sino tan grande, tan extremadamente terrible que permitía insertar una historia de drama humano que fuera verosímil... que nos remitiera a una cuestión de la que queremos hablar: la perspectiva de las víctimas", dijo a The Associated Press el productor Epigmenio Ibarra.

Una de ellas es la periodista Camila, encarnada por Sara Maldonado, que se aleja de sus papeles de "niña buena".

Durante el ensayo de una de las escenas en las que su madre, encarnada por Leticia Huijara, visita las instalaciones del diario, Maldonado atestigua el silencio y solemnidad que invaden una oficina en la que Huijara sostiene entre sus manos una bandera de Estados Unidos en las que sobresalen la palabra "honor" y los nombres de muchas de las víctimas de la tragedia "Cada vez que nosotros hacemos escenas relacionadas a ese tema se nos pone la piel de gallinita", dijo Maldonado.

"El 8avo Mandamiento", que inició transmisiones el 8 de agosto por Cadena Tres, es "una serie con formato de telenovela" que sigue a la familia Sanmillán y los cambios que enfrentan luego de dar por muerta a la matriarca.

El mandamiento, que en el texto bíblico dice "No dirás falso testimonio contra tu prójimo", se refiere al deber del periodista de decir la verdad. Madre e hija pagan un alto precio por hacer justamente eso al poner al descubierto acciones tanto de los gobiernos estadounidense y mexicano como de los narcotraficantes.

Ibarra, quien escribió la historia junto con Laura Sosa, apostó por abordar aquel atentado, que ha sido relegado en la televisión y que aderezó con corrupción, peligros que enfrentan los periodistas y tráfico de drogas en México.

"Nos parecía que el décimo aniversario era una oportunidad de recapitular sobre este suceso desde una perspectiva más humana", indicó Ibarra, productor de populares novelas como "Nada Personal" y "Mirada de Mujer".